Actualidad

6+3, el proyecto de bolsos sustentables con raíces en Fuerte Apache

Luz y Paula son mejores amigas y decidieron incursionar en un proyecto juntas, pero buscaban algo que las haga feliz a ella, y a otras personas, así fue que nació 6+3=9. Para su emprendimiento contrataron a mujeres del barrio Ejercito de los Andes para que confeccionen las carteras.

En dialogo con Viví el Oeste, Luz Muro contó que con paula se conocieron en un gimnasio ya que corren maraton de 42 km. Luz tuvo “más trabajos que años”, mientras de Paula se dedicó a criar a sus tres hijos, pero cuando crecieron le propuso a su amiga hacer algo en conjunto.

Con los conocimiento de Luz tenia de cábala,  le propuso a su compañera hacer una lista de diez cosas que podrían hacer juntas y las bolsas aparecieron en el puesto número 3. “Hablamos de bolsas sustentables echas en un material que le sirva al planeta, y ahí lo empezamos a desarrollar. Tenia que involucrar a mucha gente (…) me tiene que hacer muy feliz a mi haciendo feliz a muchos” explicó.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Decididas, se propusieron “hacerle bien al paneta, al que lo haga y el que lo haga tiene que estar aprendiendo, tiene que cambiarle la vida radicalmente porque buscar un taller convencional o una modista convencional no les va hacer mucho cambio”.

Es en esta línea en la que surgió el nombre. “Se llama 6+3 porque el 9 es el numero del dar, y estamos en ese vinculo del dar y recibir, nuestras etiquetas dicen que 6+3=9 y también 5+4 y respetemos otras formas de mirar la vida”.

Los bolsos están confeccionados en arpillera, lo cual es una traba, ya que no existe en Argentina y viene importada de Bangladesh, pero ofrece beneficios ya que es un respirador para el planeta. Cuentan con tres medidas, una con bolsillos y dos con divisiones, una para el mate y ora para el vino.

Como el taller es muy pequeño, todos los bolsos se hacen a pedido, pero por las dificultades en al materia prima puedne tardar hasta tres meses en realizarlo. Lo curioso es que cada bolsa esta personalizada, cada cliente puede estamparle su frase.

“Como le buscamos dar una identidad al planeta también queremos que él que se la va a colgar le pueda poner su parte y hable de él mismo, las manijas están echas de un cuero de recupero, son trozos que ya no se usan más, las rebajamos y las usamos y quedan cancherisimas” detalló Luz.

Su llegada a Fuerte Apache

Durante meses las amigas golpearon puertas para llevar adelante su proyecto, fue entonces cuando llegaron al intendente Diego Valenzuela, a quien conocían por haber corrido algunas carreras juntos, fue entonces que las contactó con la encarga de Acción Social, y ésta las llevó a la biblioteca del barrio Ejército de los Andes, donde un grupo de mujeres recibía contención social.

Allí contaban sus problemas, le daban de comer a sus hijos y aprendían a coser. De inemdiante Luz y Paula supieron que ellas eran las indicadas y les dieron trabajo.

Hoy en día, el principal desagío son las condiciones en als que trabajan porque cuentan con mucha demanda y son pocas empleadas. “Nosotras las empaquetamos, diseñamos, contestamos los mensajes, vamos a los lugares que quieren nuestras bolsas, la mayor traba es que las telas no están, que se acabó” explicó Luz.

De cara al futuro sueñan con exportar, que crezca el taller y poder replicarlo en el país y en las provincias.

Para conseguir los productos pueden visitar @seismastres en instagram