Actualidad Haedo | Heladería |

La famosa heladería de Haedo lanzó una edición especial de huevos de pascua

Helados Pocho, el reconocido comercio de Haedo celebra las Pascuas con una edición especial de huevos. Los detalles en esta nota.

El próximo domingo, 31 de marzo, se celebran las Pascuas y cada vez son más los comercios que se suman a la tendencia de crear huevos de chocolate diferentes a los tradicionales. En ese sentido, la reconocida heladería de Haedo, Helados Pocho lanzó una edición especial.

De esta manera, la heladería presentó su nuevo producto un medio huevo relleno de helado para que la mesa del domingo de los vecinos tenga una opción diferente para degustar. En diálogo con Viví el Oeste, la pastelera del local explicó de que se trata la propuesta y cómo las personas pueden acceder a ella.

huevos de pascua helados pocho 2.jpg
La reconocida heladería de Haedo, Helados Pocho lanzó una edición especial.

La reconocida heladería de Haedo, Helados Pocho lanzó una edición especial.

En este sentido, detalló que se trata de una caja de huevos rellenos con 6 unidades, y que los sabores son:

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO
  • Chocotorta, con corazón de dulce de leche natural.
  • Pistacho, con corazón de avellanas y salsa de chocolate blanco con crocantes de coco.
  • Chocolate amargo, con corazón de merengue y salsa de frutos rojos.

Cada box incluye dos huevos de cada sabor mencionado y desde la heladería explicaron que "en este momento los estamos vendiendo en modo preventa" y los interesados en encargar su huevo helado pueden realizar consultas a los siguientes teléfonos: 44437007/ 44438602.

"Esta edición la estamos elaborando con reserva, asique es necesario hacer el pedido con anticipación", remarcó la pastelera y agregó que toman pedidos hasta el jueves 28 de marzo.

Helados Pocho, la famosa heladería de Haedo

El comercio abrió sus puertas un 1 de diciembre de 1952 cuando los padres de Héctor, hijos de los fundadores del comercio, le hicieron caso a un amigo que le sugirió vender helados porque "no había nadie que venda". "Entonces mi viejo se compró una fabricadora chiquita y se puso a hacer dos o tres gustos, chocolate, vainilla y limón", contó Héctor.

Cabe recordar que en aquel momento el negocio de los helados convivía con un almacén, pero al tiempo los dueños tomaron la decisión de continuar solo con la heladería. Gracias al compromiso, trabajo y la dedicación de toda la familia lograron crecer y en 1986 mudaron el local a la famosa esquina donde actualmente los vecinos van a deleitarse con sus sabores.