Negocios agua | residuos | Medio Ambiente

¿Qué es una planta de tratamiento de efluentes?

El agua es un recurso finito y, por lo tanto, debe ser utilizado con mesura. El papel que juegan las plantas de tratamiento de efluentes es fundamental.

Así como sucede con el oxígeno, el agua es un recurso vital para la supervivencia de todas las especies. Gracias a ella los animales, las plantas y los seres humanos podemos continuar viviendo sobre el planeta Tierra.

Aunque parezca que es un elemento abundante que no se acabará fácilmente, la realidad es que el agua es un recurso finito y, por lo tanto, debe ser utilizado con mesura y aprovechado al máximo para evitar su escasez.

Frente a esta situación, el papel que juegan las plantas de tratamiento de efluentes es fundamental. Ellas permiten la reutilización del agua para minimizar su derroche y evitar la contaminación ambiental. Veamos en qué consisten.

CERRO BAYO

Qué hace una planta de tratamiento de efluentes

También conocida como estación depuradora, se trata de un establecimiento que lleva a cabo un conjunto de procesos que tienen como objetivo eliminar los contaminantes industriales y cloacales del agua para que pueda ser reutilizada o vertida en lagos, lagunas, arroyos o en el mismísimo mar.

Cuando las industrias utilizan agua o cuando es empleada en las ciudades, deja de ser pura porque entra en contacto con diferentes contaminantes, como deposiciones humanas, residuos patógenos o productos químicos.

Si esta agua es utilizada o vertida nuevamente en la naturaleza, el resultado será un incremento en la contaminación del medio ambiente. Por eso, las plantas de tratamiento de efluentes cumplen un rol fundamental en la preservación de la biodiversidad.

Cuáles son los diferentes tipos de plantas que tratan efluentes

No existe un solo tipo de plantas depuradoras, sino que se clasifican de acuerdo a diferentes aspectos, como, por ejemplo:

  • Según el caudal de los líquidos a purificar. No es igual depurar aguas en poblados o ciudades pequeñas, que cuentan con pocos habitantes, que hacerlo en grandes urbes con muchísima población o bien en industrias, ya que en estos entornos aumenta la contaminación.

En este tipo de lugares será necesario implementar mecanismos con infraestructuras más complejas para alcanzar óptimos resultados.

  • Según el origen del efluente. Para tratar los líquidos cloacales es preciso llevar a cabo un procedimiento diferente que para depurar residuos industriales.

Asimismo, cada industria es diferente y, en consecuencia, sus efluentes también lo serán.

  • Según las características del efluente. Si los residuos tienen altas cargas contaminantes es necesario desplegar procesos específicos y a menudo más complejos para poder depurarlos y convertirlos en líquidos plausibles de ser reutilizados o vertidos a la naturaleza.

Un claro ejemplo de esto son los metales tóxicos o el nitrógeno.

Cuáles son los beneficios que aportan las plantas de tratamiento de efluentes

Tal como mencionamos, las ventajas que brindan este tipo de establecimientos son ecológicas, es decir, están relacionadas con la disminución de la contaminación del medio ambiente.

  • Optimiza la calidad de vida de las especies, tanto humanas como animales y vegetales
  • Favorece la reutilización del agua, contribuyendo a su preservación
  • Disminuye el agotamiento del oxígeno, fenómeno originado en gran parte por la contaminación del agua
  • Colabora con la biodiversidad y contribuye al equilibrio en el medio ambiente
  • Fomenta la recuperación de las zonas áridas, permitiendo que el agua tratada pueda ser utilizada para regar o fertilizar lugares áridos