Actualidad

Áreas del rostro más comunes donde se aplica el bótox

Una de las técnicas estéticas faciales con más demanda y que encabezan la preferencia es la que se hace con la toxina botulínica gracias a su aplicación no invasiva. Ahora bien, una de las dudas más comunes entre las mujeres es saber en qué partes de la cara aplicarlo. Te lo contamos en detalle.

De acuerdo a especialistas como clínicas estéticas – Dra. Polonsky, el bótox es un medicamento que se compone de una neurotoxina que va inyectada en ciertos músculos de la cara, los paraliza y previene que se contraigan. Así, el músculo consigue relajarse y deja de generar arrugas o las suaviza hasta que apenas son visibles. Permite así eliminar las arrugas de expresión de forma temporal rejuveneciendo la mirada con resultados muy notorios y rápidos.

Cómo se usa la toxina botulínica en el rostro

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Cierto es que no todas las arrugas del rostro se pueden tratar con toxina. La acción del bótox en la cara posee efecto solo sobre las que se encuentran en el tercio superior del rostro y que se conocen como arrugas dinámicas porque son las que se crean al hacer gestos con los músculos faciales. Y estas son:

  • Las patas de gallo, en la parte lateral externa de los ojos (arrugas periorbitarias) Lo que se busca al filtrar el bótox en la zona conocida como patas de gallo es relajar el músculo que al contracturarse tira de la ceja hacia abajo volviendo más chico el ojo y la ceja caída, lo que da expresión de ojo triste. Así, se libera la actividad del músculo frontal. Se puede subir la altura de las cejas o dar más tensión en el párpado superior. Con el propósito de dar efecto rejuvenecedor y una mirada más despierta y fresca.
  • Las arrugas del entrecejo, situadas entre las cejas. Una zona con la que gesticulamos con más frecuencia y por eso es habitual que surjan líneas de expresión y arrugas en la zona. Igualmente se ve afectada por factores genéticos que llevan a fruncir con habitualidad la zona del entrecejo. De este modo, el aumento de la contracción del músculo o la gesticulación seguida, lleva a que con el paso del tiempo y la pérdida de elasticidad y colágeno, cedamos firmeza y surjan líneas pronunciadas.
  • Las arrugas de la frente, lo que se trata acá al inyectar el bótox es que el área de la frente se vea más joven, y quitar las arrugas de expresión que surgen por la gesticulación habitual. Se ven más en pieles más maduras dado que los músculos se contracturan y no pueden volver a relajarse totalmente.

La toxina botulínica se inyecta en dosis bajas en estas zonas descritas y se logra que la piel recupere su tersura haciendo un efecto lifting, lo que disimula las arrugas hasta que se vuelven casi inadvertidas. Los resultados definitivos se aprecian cerca de los 4 días posteriores y los definitivos duran entre 5 y 6 meses.