Talentos locales

Celeste Alaniz: la joven boxeadora de Merlo que busca ser la primera campeona mundial de la ciudad

La historia de esta vecina merlense con el boxeo comenzó de una manera que es muy usual en este deporte. A los 15 años y tras muchas peleas en la calle y en la escuela, su familia decidió inscribirla para que lo practicara. Desde ese día las disputas callejeras quedaron atrás y llegó el cinturón de campeona argentina en su categoría. Ahora sueña con lograr el título mundial.

El 2020 fue un año que quedará en la memoria de Celeste “la Chucky” Alaniz. Comenzó logrando el título argentino en febrero. “Se que no es poco ser la primera campeona profesional que tiene nuestro partido”, aseveró sobre este cinturón en charla exclusiva con Viví el Oeste. La joven de Merlo que cumplió 24 años en junio es del Barrio Rivadavia y en las últimas semanas recibió un reconocimiento por parte del Consejo Deliberante por su carrera. “Fue un orgullo”, destacó.

Alaniz arrancó en el mundo del boxeo durante su adolescencia. Sus padres decidieron anotarla para que canalizara la energía que se desbordaba en peleas callejeras y escolares. “Me gustó tanto que a los 6 meses tuve mi primer pelea y cuando me preguntaron si quería ser boxeadora, dije de una que sí”, reveló Celeste. Ella definió que el deporte le cambió su vida y que desde ese día las disputas callejeras quedaron en el olvido.

terramalal

El título argentino logrado en febrero le permitió ser la primera campeón profesional del distrito pero ahora va por más. “Quiero ser la primera campeona mundial de la ciudad para dejar bien en alto el nombre de Merlo”, aseguró. En enero ya tiene programada una pelea aunque no conoce a su rival y su idea es escalar paso: el título sudamericano y la corona mundial en la categoría mosca son sus ambiciones.

Para cada combate, Celeste tiene una preparación particular que se divide en tres etapas. En la primera el trabajo es para ganar en fuerza y entrena triple turno. En la segunda etapa la búsqueda es ganar rapidez y potencia con jornadas de doble turno. Luego cierra la previa con entrenamientos específicos para la pelea y la rival de turno. “Este año seguí entrenando y enfocada para estar lista cuando sea el momento y gane mi última pelea por KO en Rosario”, detalló Alaniz.

El rol de las mujeres en el boxeo es otro punto importante para Celeste. “Creo que el boxeo femenino tomó un rol más protagónico desde que yo lo práctico, hay varias campeonas mundiales en nuestro país y más chicas comenzaron a pelear”, contó. En ese mismo punto agregó que para ella sería un honor, en el futuro, ayudar a jóvenes de Merlo con sus experiencias. La Chucky lleva consigo las ilusiones de toda una ciudad y sus anhelos. El boxeo a ella le cambió la vida y ahora busca darle un motivo más de orgullo a la localidad.


Dejá tu comentario