Policiales Castelar | imputado | Morón

Castelar: Piden 50 años de cárcel para un abusador

A.L. está acusado de abusar sexualmente de cuatro de sus hijas desde temprana edad en Castelar por lo que enfrenta una pena de al menos 20 años de cárcel.

Esta semana terminó la etapa de alegatos del juicio contra un empresario de Castelar por el abuso sexual de sus cuatro hijas, a quienes atacó desde que estaban en jardín de infantes. La fiscalía pidió 50 años de cárcel para el imputado, y resta que resuelva el Tribunal Oral Criminal Nº 1 de Morón.

La escalofriante defensa del empresario A.L. despertó polémicas en medio del juicio por abuso sexual contra sus hijas mientras convivían en su casa de la localidad de Castelar del partido de Morón.

“A veces se me iba la mano”, dijo el hombre en su defensa, quien está acusado de violar a cuatro de sus seis hijas desde que iban al jardín de infantes y por lo que enfrenta una pena de mas de 20 años de cárcel.

terramalal

Frente al tribunal integrado por los jueces Mariana Maldonado, Claudio Chaminade y Juan Carlos Oboldi del partido de Morón, el imputado negó las acusaciones y alegó que éstas provienen de un plan orquestado por su familia para quedarse con su fábrica de membranas situada en General Pacheco.

image.png
La fiscalía pidió 50 años de cárcel para el imputado en Castelar, y resta que resuelva el Tribunal Oral Criminal Nº 1 de Morón.

La fiscalía pidió 50 años de cárcel para el imputado en Castelar, y resta que resuelva el Tribunal Oral Criminal Nº 1 de Morón.

Lo cierto es que numerosos testigos contradijeron a Leguizamón, y fue clave el testimonio de su hija Romina, quien fue la que finalmente se animó a denunciarlo por violación.

“Lo mío con vos no es abuso, es incesto. Yo estoy enamorado de vos”, fueron las escalofriantes palabras de Leguizamón que motivaron a la joven a hacer la denuncia en 2016, dando origen a la investigación de la Justicia. La joven comentó que en ese momento su padre la quiso llevar a un hotel, por lo que intentó tirarse del vehículo en movimiento.

En tanto, otras tres hermanas señalaron haber sido abusadas por el hombre, quien tras las denuncias se fugó y finalmente fue aprehendido en 2019 tras haberse refugiado con una identidad falsa en Rafael Castillo, partido de La Matanza.

En este sentido, el acusado fue imputado de abuso sexual, abuso sexual gravemente ultrajante reiterados, abuso sexual con acceso carnal reiterados, todos ellos agravados por tratarse de sus hijas y por vivir bajo el mismo techo. También fue denunciado por ejercer violencia física y psicológica.