Sociedad | Castelar | agua | Morón

El alucinante sonido de las lagunas y arroyos de Castelar que corren abajo de las casas

Román Montero es un vecino de Castelar apasionado por la vida silvestre y pudo captar la fuerza con la que corren los torrentes de agua debajo de los barrios.

Es bien sabido que muchas localidades del Oeste tienen un pasado que dista mucho del paisaje urbano con el que cuentan hoy debido a la presencia de la naturaleza, pero algunas de ellas todavía guardan secretos que nos permiten recordarlo. Ese es el caso de Castelar, ubicada en el partido de Morón.

Es por eso que el vecino Román Montero, que también es un apasionado por la vida silvestre y tiene un proyecto personal donde recorre y fotografía la flora y la fauna de la provincia de Buenos Aires y otros puntos de la República Argentina llamado "Nuestra Fauna Silvestre", decidió ir en busca de esos atisbos que aún permanecen.

Embed - El alucinante sonido de las lagunas y arroyos de Castelar que corren abajo de las casas

Así fue como llegó al barrio Loma Verde, situado del lado norte de la ciudad, y colocó un detector en el artificial piso que hoy en día lo cubre, aunque el resultado no deja de sorprender: las lagunas, ríos, arroyos y demás torrentes de agua que en su momento bañaban la zona siguen ahí.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Con el volumen ampliado en unos 40 decibeles, se escucha la fuerza con la que el líquido corre por debajo de las casas pese al avance de las construcciones: "La naturaleza siempre va a estar latente, esperando resurgir. En cambio, la humanidad es frágil".

El reciente descubrimiento en otra parte de Morón

image.png

En abril de 2023, una excavación que realizaba la empresa estatal Aguas y Saneamientos Argentinos (AySA) en Haedo generó el hallazgo de un pedazo de historia que muchos vecinos de la zona recuerdan con mucha nostalgia: cuando allí había muchas lagunas rodeada de un vasto estero con muchos árboles.

Este descubrimiento involuntario tuvo lugar justo en el cruce de las calles Juan B. Justo y Llavallol, y logró desenterrar muchos troncos de los antiguos árboles que antes decoraban el paisaje, pero que fueron talados a mediados del siglo pasado para urbanizarlo.