Que sale

Que sale? La reconocida cervecería de Ramos Mejía que se reconvirtió en cafetería para hacerle frente a las restricciones

The Little Bar es una cervecería del centro de Ramos Mejía que nació en el 2019 y que rápidamente se hizo conocida entre los vecinos. Está ubicada en Avenida de Mayo al 821 y tiene una arquitectura que la distingue de otros locales de la zona. Sin embargo en menos de dos años de vida, debió hacerle frente a varias medidas de restricciones que impidieron un normal desarrollo. Ahora apostaron a una reconversión en una cafetería para evitar el cierre.

A unas pocas cuadras del centro neurálgico de Ramos Mejía, The Little Bar llama la atención por el frente de local hecho en madera y que lo distingue de los otros comercios de la zona. Su oferta gastronómica rápidamente atrapó a los vecinos y el ligar, inaugurado en julio de 2019, tuvo un rápido repunte. Sin embargo, la primer cuarentena los dejó sin actividad durante casi medio año y ahora vuelven a enfrentar.

“Tuvimos que salir a reinventarnos, hacer una inversión a pesar de la baja de ventas y comprar los insumos de la cafetería”, aseguró Adrián, uno de los encargados del lugar, en charla con Viví el Oeste. En ese contexto aseguró que las restricciones afectaron directamente su actividad porque siendo una cervecería trabajaban a partir de las 18 horas hasta la madrugada y ahora tienen un horario que va de 10 a 19 horas para acoplarse a las medidas sanitarias.

Desde The Little afirman que a pesar de la baja de ventas, debieron arriesgarse a invertir porque si no la situación podía derivar en un cierre definitivo del local. “La decisión la tomamos por la incertidumbre de no saber si estas restricciones se prolongarán en el tiempo”, agregó Adrián. La experiencia del 2020 les sirvió para este año estar más preparados y, ante el primer anuncie de límites a la circulación, tener preparado un plan B para subsistir.

Cervecería Ramos Mejía reconversión
La antigua barra del lugar cuando era cervecería

Café vs cerveza: el mundo de diferencias

Acoplarse a un nuevo estilo de lugar llevará tiempo pero será necesario para salir adelante. Los clientes tuvieron críticas positivas hacia la nueva propuesta gastronómica aunque Adrián adelantó que el cambio de imagen será un proceso continuo. Incluso desde el lugar contrataron a una Community Manager para el manejo de redes sociales y para difundir este nuevo rubro del emprendimiento.

Cervecería Ramos Mejía reconversión
El frente del lugar es otro de sus aspectos destacados

“Todo cambio cuesta en materia operativa porque son diferentes tiempos de preparación pero hay que adaptarse porque no queda otra”, reveló el encargado. En ese sentido, ejemplificó: “No es lo mismo el tiempo de entrega de una cerveza que la sacas en un minuto que la preparación de un café que te lleva más minutos”. La oferta gastronómica pasó de ofrecer hamburguesas, pizzas y cervezas a café, jugos, licuados, tostados y paninis.

El local al estar ubicado en el centro de Ramos tiene importantes gastos fijos y los ingresos por delivery no eran muy altos. Eso llevó a los dueños a embarcarse en este cambio de imagen y modalidad que les permita seguir teniendo este lugar que resultó un éxito entre los vecinos. “Si no nos entra gente, el próximo paso es cerrar pero la estamos peleando por salir adelante y seguir en Ramos”, concluyó.


Dejá tu comentario