Actualidad Ciudad Evita | Reserva Natural | incendio

Ciudad Evita: denuncian intentos de usurpación en la Reserva

Un intento de usurpación en la Reserva Natural de Ciudad Evita fue evitado, aunque aseguran que esta práctica es recurrente después de los incendios.

Luego del masivo incendio que afectó a alrededor de 60 hectáreas la semana pasada, la Reserva Natural de Ciudad Evita sufrió un intento de usurpación ilegal el pasado lunes, 23 de enero, en este caso de la parcela número 1.264, el cual pudo ser desbaratado gracias al accionar de autoridades municipales y nacionales.

"Parte de nuestro espacio se vio amenazado por el accionar fraudulento de personas que, sin ser dueñas de las tierras, y además de los compradores, quienes saben que es un accionar que va en contra de la ley", sentenciaron desde las redes sociales oficiales del área protegida en un comunicado.

image.png
El comunicado de la Reserva Natural de Ciudad Evita.

El comunicado de la Reserva Natural de Ciudad Evita.

A su vez, afirmaron que no solo la mujer que "vende" tal porción "no tiene sentencia alguna a su favor que le otorgue el título de dueña", sino que también "miente e intenta engañar con la documentación que presenta, ya que surge de la misma que no es titular de nada".

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Por su parte, advirtieron que este accionar siempre se da tras incidentes como los de mediados de este mes: "Nuestro compromiso es con la protección y la recuperación del lugar. Tenemos que seguir alertas y activos porque, después del fuego, siempre intentan tomar la reserva".

image.png

"Gracias al accionar de los vecinos comprometidos, del Municipio de La Matanza, de la Comisaría Este Tercera, de la Dirección de Prevención Ecológica y Sustancias Peligrosas de la Policía Bonaerense, de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) y de la Asociación Civil PRENACE", finalizó la misiva publicada en la tarde de ayer.

Cabe recordar que el masivo incendio requirió de la intervención de 10 dotaciones de los Bomberos Voluntarios locales y trajo como consecuencia la muerte de muchos animales, sumada a la enorme pérdida en la vegetación de muchas zonas del espacio ubicado entre la Avenida Cristianía, la Ruta Provincial 21 y la rotonda de la calle Querandí.