Talentos locales

Conocé a Paula Pockay: la vecina de Ramos Mejía que se recibió de arquitecta en UNLAM y fue seleccionada para una beca internacional

Paula Pockay tiene 24 años y es vecina de toda la vida de Ramos Mejía. Fue parte de una de las primeras camadas de la carrera de arquitectura en la UNLAM y se recibió defendiendo su trabajo de grado desde Madrid. La joven se encontraba en la capital española porque estaba participando del Programa de la Fundación Botín mediante el cual fue seleccionada junto con otros 19 estudiantes latinoamericanos entre más de 3000 postulantes.

El Programa para el Fortalecimiento de la Función Pública en América Latina de la Fundación Botín, está pensado para jóvenes líderes latinoamericanos caracterizados por su integridad, proactividad y vocación de servicio. En el 2020, unos 20 estudiantes de toda la región fueron seleccionados para las becas de la fundación entre más de 3000 postulantes. De los 20 estudiantes elegidos, 3 eran argentinos. Una de ellos es Paula Pockay: Vecina de Ramos Mejía de toda la vida y arquitecta recibida en UNLaM.

Conocé a Paula Pockay
La joven formó parte de la primera camada de la carrera de arquitectura en UNLaM

“El hecho de ser la primera becaria Botín de la UNLaM implica, por mi parte, un profundo compromiso con la difusión de oportunidades para que otros jóvenes se animen y tengan la posibilidad de involucrarse en experiencias como esta”, aseguró Paula en charla exclusiva con Viví el Oeste. El proceso de aplicación para la beca resulto largo y exigente por lo que la joven tuvo que sortear varias instancias.

Paula conoció de este programa mientras estaba en Albuquerque, Estados Unidos como becaria del programa Friends of Fulbright. “Guadalupe, otra estudiante que viajó conmigo, me contó su experiencia y me alentó a aplicar convencida de que el programa me sumaría mucho, y a su vez yo sumaría al programa, explicó la joven. El problema es que ellas regresaron de Norteamérica en marzo de 2020 justo cuando la pandemia obligó a una cuarentena muy estricta.

Conocé a Paula Pockay
Paula junto a sus compañeros de la beca Friends of Fulbright

Los pasos hasta que la seleccionaron

En una primer instancia tuvo que completar un formulario de unas 10 páginas con datos objetivos, información académica, pasatiempos, experiencias, aspiraciones, motivaciones, entre otras. Además tuvo que grabar un vídeo de un minuto dónde respondió una pregunta específica y luego subirlo a YouTube. Esta etapa se extendió hasta julio y al mes siguiente le avisaron que había pasado a la siguiente etapa.

Seleccionada para el Programa Fundación Botín

“Me solicitaron un ensayo de 500 palabras acerca de los aprendizajes de la crisis del COVID 19 y luego en septiembre tuve una entrevista virtual”, agregó la arquitecta. A finales de ese mes le informaron que había sido seleccionada, entre más de 3000 postulantes, para participar esta beca. “Fui avanzando en el proceso y cuando recibí el mail de que me habían seleccionado no lo podía creer, fue espectacular”.

Los seleccionados participarán de un módulo de formación a distancia previo al inicio del Programa que comenzará de forma presencial el 24 de octubre de 2021 en la Universidad de los Andes en Bogotá, Colombia. Luego, se contempla una etapa formativa en España, y posteriormente otra en la Fundación Getulio Vargas (FGV) en Río de Janeiro, Brasil; en donde se prevé el cierre del Programa el día 2 de diciembre de 2021.

Al egresar del programa los alumnos pasan a formar parte de la Red de Servidores Públicos de América Latina. “Este es un espacio de encuentro en el que participan 378 jóvenes de diferentes campos de estudio, quienes desde la pluralidad de ideas buscan articular esfuerzos para contribuir al desarrollo de la región”, explicó Pockay. El programa se apoya en ejes estratégicos como la ética pública, la educación, la sanidad, la economía y el medio ambiente.

Los desafíos de estudiar una carrera nueva y el crecimiento personal gracias al intercambio cultural

Paula formó parte de la primera camada de estudiantes de la carrera de arquitectura en La Matanza. “El aula parecía de escuela secundaria porque siempre veías caras conocidas. Cursamos 6 años con los mismos compañeros y el hecho de conocerse, acorta las distancias”, describió la joven. Entre los aspectos positivos mencionó que los docentes los hicieron formar parte de varios proyectos que terminarían abriendo las puertas a diferentes oportunidades.

Entre estas oportunidades se pueden destacar la posibilidad de aplicar a becas en el extranjero que representaban un crecimiento en lo personal como en lo profesional. “Lo más increíble de estas becas fueron las personas que conocí, no solo otros estudiantes sino los equipos que las organizan, que te cuidan como a sus propios hijos”, aseguró. En ese sentido destacó que estas experiencias le permitieron ver la vida a través de puntos de vista diferentes y a descubrir el profundo valor de la diversidad, respetarlo y abrazarlo.

Desde su Ramos Mejía natal conoció el mundo gracias a su carrera y a los proyectos dónde participó. Por eso se tomó un minuto para brindarles un consejo a otros estudiantes. “Les diría que no se preocupen si sienten que no encajan del todo con el perfil que se busca en las distintas convocatorias, que se animen a aplicar y hagan el esfuerzo de postular, porque vale la pena”.

Paula tiene 24 años y gran parte de su vida la vivió en Ramos Mejía al que definió como un lugar dónde se formó como persona y dónde formó sus propios vínculos. “Gran parte de lo que soy hoy se lo debo a la UNLaM, es de ahí que nace el profundo compromiso que tengo con la universidad y su comunidad educativa”, concluyó la joven.


Dejá tu comentario