Negocios construcción | cortinas | productos

Qué vidrio se usa para mamparas de baño

Las mamparas de baño son personalizables porque se adaptan a las necesidades de espacio de cada cuarto de baño y conservan la temperatura.

Reformar la vivienda propia o iniciar un proceso de construcción es, sin dudas, uno de los momentos más importantes en la vida de una persona ya que en ese espacio es donde va a pasar muchos años de su vida, compartiéndolo con amigos y familiares.

Para llevarlo a cabo, es imprescindible tener en cuenta numerosas cuestiones como planos en el caso de una edificación, personas que llevarán a cabo las reformas o construcciones, insumos para la obra y, además, otros artículos como aberturas, mosquiteros, persianas y, en el caso de los baños, mamparas.

Para este último ambiente, lo ideal es contar con empresas como Dam Instalaciones, líder en aberturas y accesorios, con más de 20 años de experiencia en el mercado. Contratar una compañía de estas características es la mejor forma de garantizar un acabado de calidad.

terramalal

Por qué usar mamparas de baño

Hay algunas personas que continúan utilizando cortinas de baño de materiales plásticos o combinadas con tela para sus bañeras y boxes de ducha.

El inconveniente de usarlas es que se rompen fácilmente, salpican todo el ambiente porque no son herméticas y suelen ensuciarse de jabón y productos para el cabello. Como si esto fuera poco, acumulan hongos producidos por la humedad, facilitando la propagación de enfermedades.

Las mamparas de baño vinieron a solucionar este inconveniente ya que, además de higiénicas y prácticas, son totalmente estéticas y modernas.

Además, son personalizables porque se adaptan a las necesidades de espacio de cada cuarto de baño, conservan la temperatura y permiten ganar más metros visuales en el ambiente.

Cuál es el vidrio que se usa para las mamparas del baño

A la hora de diseñar las mamparas que se utilizan en los cuartos de baño no se emplea el vidrio que comúnmente encontramos en ventanas y ventanales ya que este material es fácilmente rompible y, en consecuencia, potencialmente peligroso para los usuarios.

Lo que se utiliza es cristal templado, que es un tipo de vidrio con estándares de seguridad mejorados. ¿Qué implica esto? Que si recibe un golpe por un accidente o de forma intencional, el material no se parte en grandes pedazos dentados, sino que se quiebra en fragmentos granulados para no lastimar a las personas que allí se encuentran.

Durante su confección, este vidrio de seguridad pasa por diferentes procesos químicos y térmicos que comprimen sus superficies exteriores y traccionan las internas. Este procedimiento hace que aumente su resistencia, en comparación con los estándares que maneja el vidrio normal.

Seguramente hayan visto este tipo de vidrio, también conocido como blindex, en puertas de comercios o entidades de atención al público donde circulan muchas personas.

Volviendo a las mamparas, el cristal templado puede tener diferentes grosores, que van desde 4 a 10 milímetros. Lo ideal es elegir un grosor intermedio, como 8 milímetros, para obtener robustez sin tener una mampara de tanto peso.

Asimismo, el cristal de la mampara de baño puede ser transparente o esmerilado, de acuerdo a las necesidades de intimidad o a las preferencias de cada usuario.