Actualidad

Día del Maestro: El recuerdo a Nilda Figueira, la docente de Hurlingham cuyo nombre quedó grabado en las calles y en los corazones

Al pasar por el centro de Hurlingham una calle de unas poquitas cuadras lleva el nombre de la ex directora “Nilda Figueira” desde hace 14 años, cuando en el 50° del Colegio San Fernando decidieron inmortalizarla a metros de la escuela en la que pasó su vida.

Alicia Rodríguez fue directora del Colegio San Fernando, y en diálogo con Viví el Oeste decidió destacar a la histórica docente de Hurlingham que llegó a ser reconocido como la “Maestra del año” por el Municipio. “Si vos no la conocías muy bien la veías como una persona un poco distante, muy parca, quien la conoció a fondo supo que Nilda fue una gran maestra”.

“Maestra profesionalmente hablando, y maestra de la vida para cada uno de los que estuvimos con ella y nos enseñó con la palabra, pero demás con los hechos, lo que es pensar en el otro y la solidaridad con el otro” resaltó.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Cuatro décadas fueron las que Nilda estuvo en el Colegio al que le entregó su vida. El Colegio San Fernando nació en 1956 y un año después ella ya estaba ahí, primero como maestro, y a los 28 años ya como directora.

“Todos los que trabajamos con ella tenemos el mejor de los recuerdos y también, si bien de acuerdo a la época había que ceñirse a lo que se planificaba y al cronograma que armábamos para trabajar en el año, ella siempre tenía la frase de la “enseñanza ocasional”. Fue una adelantada para la época” asegura Rodríguez.

En la actualidad las curriculas indican que se debe trabajar por proyectos teniendo como eje al alumno y haciendo hincapié en la inclusión de las necesidades, pero Nilda ya lo había propuesto antes. “Cuando yo tenía 20 años ella hablaba de la enseñanza ocasional: lo que iba surgiendo y podíamos ir trabajando no se le iba a olvidar nunca más a los chicos” detalla.

Como parte de su enseñanza de la vida, Nilda supo transmitirles a su colega la fe, la oración y la confianza en Dios, invitando a los maestro y alumnos a rezar una decena del Rosario en el recreo. “A veces uno no se da cuenta, eso que va viviendo en el día a día como algo natural, pasa el tiempo y va quedando”.

Va quedando de tal forma que Alicia recuerda un día que a las 7 de la mañana, con la primera luz del día, un ex alumno se acercó a la puerta del colegio: sus hijos estaban enfermos y estar en el primer rezo del día, aquel que había impulsado Nilda, lo ayudaría en su lucha. “Esa oración que los chicos siempre hacían de la mañana o al mediodía, que parece así como repetitiva y normal, alguien la tuvo en cuenta y dijo ‘voy a pedir que recen por mis hijos’”.

“Ella era una maestra de alma, y muy estricta, entonces de pronto alguno la podía ver como “uh Nilda” pero sin embargo, con aquellos con mayores dificultades ella sabía llegar, con su forma de ser y también aquellos más traviesos, complicados, con dificultades, sé que muchos la recuerdan con mucho cariño” afirma la ex vicedirectora.

En el año 2006 se abrió un nuevo capítulo en torno a Nilda, cuando en su homenaje, colegas del ámbito educativo quisieron que una calle llevará su nombre.

El Colegio San Fernando cumplía 50 años, y Nilda había sido parte de los cimientos de una de las instituciones más reconocidas del distrito, y eso merecía ser reconocido. “Armé el proyecto, lo presentamos a la municipalidad y lo aprobaron y la calle se llama Nilda Figueira” recuerda Alicia.

“Me parece que se hizo honor a una persona que no tuvo familia propia y que la familia hemos sido sus docentes, sus compañeros, alumnos, la familia durante tantos años porque ella se brindó 100% a la escuela y es reconocer una trayectoria” suma.

En la vida personal de Alicia, Figueira también marcó un antes y un después, con recuerdos que permanecen hasta el día de hoy. “Yo a Nilda la tengo presente siempre, y sobre todo cuando tengo que resolver algo es como que digo “Nilda ayudame a que encuentre la mejor manera de resolver”.

Hoy en día, todo aquel que transite la ex Curumalal, entre Richieri y Sgto. Gómez, descubrirá el nombre de esta docente que fue nombrada maestra del año en la primera distinción Municipal. Un homenaje de quienes la conocieron, para que aquellos que desconozcan su historia se pregunten quien fue aquella maestra que sembró la historia del Colegio y de las familias de Hurlingham.