Cultura

El impacto de la cuarentena en la actividad teatral en primera persona: baja de ingresos y muestras por streaming

El teatro fue una de las actividades más afectadas por la pandemia y las medidas de distanciamiento social. En Capital Federal anunciaron la vuelta con protocolos específicos y un máximo del 30% de capacidad. Pero en el Conurbano, y más específicamente en el Oeste, la situación es incierta. Ante ese contexto los artistas, actores y profesores apelaron por reinventarse y apostar por lo virtual para que el telón no se baje.

La situación epidemiológica en la Zona Oeste permite, de a poco, ir habilitando actividades cómo fueron las de revinculación de los chicos con las escuelas. El teatro, en cambio, sigue en la lista de espera y muchos actores ansían poder estar sobre las tablas. “Sin público, sin actores y sin escenario, no se produce el hecho teatral”, afirmó Susana Ferioli, actriz y profesora de un centro cultural de La Matanza, en diálogo con Viví el Oeste.

Los actores no pueden acercarse para hacer la puesta en escena y los escenarios, al ser cerrados, están inhabilitados. ¿El público? Suena muy lejana la posibilidad de volver a ver los teatros con su capacidad a pleno. “Una sala al 30% genera ingresos insignificantes y mantenerla con esa cantidad de público es muy difícil”, contó Susana sobre el protocolo que se aplicará en CABA. En el Oeste todavía no hubo definiciones pero los costos para estos espacios culturales serán muy difíciles de asumir.

Ferioli es parte del Centro Cultural Valentín Barros ubicado en el centro de San Justo. Durante años el espacio fue autosustentable gracias a los talleres y funciones que se realizaban. En este 2020 la situación viró de manera negativa. “Sin el aporte del sindicato, hubiera desaparecido un espacio cultural único en La Matanza y se hubieran perdido muchos puestos de trabajo”, reveló.

La reinvención vino tanto de los actores como de los espacios donde se mostraba lo trabajado. “Se pide que los actores se mantengan a distancia en la actuación y eso obliga a rever las muestras en escena y los ensayos”, describió Susana. Ante esa situación, la virtualidad fue una herramienta valiosa para poder exponer. La pantalla no era lo mismo que las tablas de un escenario y eso implicó mucho esfuerzo por parte de todos.

“Los profesores tuvimos que reinventarnos y buscamos la forma de seguir trabajando a partir de la virtualidad”, relató Susana sobre el trabajo en pandemia. Ella apeló al Zoom y principalmente al envío de audios y videos por WhatsApp a sus alumnos para que continuarán con los estudios. En la segunda etapa de la cuarentena, incluso llegaron a realizar videollamadas en pequeños grupos para trabajar en cosas puntuales de la actuación y la puesta en escena.

En este centro de San Justo realizaban todos los años muestras para exponer el trabajo realizado. Este 2020 no fue la excepción a pesar de la pandemia. El show pudo continuar y otra vez la virtualidad exigió a los actores para poder exponer. “El día que se da la obra es un momento mágico y te entusiasmas cómo si estuvieras en el teatro”, afirmó y agregó que fue algo único para ellos hacerlo de esta manera.

El futuro es incierto. La situación incluso entre Municipios vecinos como La Matanza y Morón es disímil y por eso es difícil aventurar una fecha de regreso. Respecto a cómo será la actividad teatral en el futuro, Susana no dudó: “Creo que esto llegó para quedarse y van a coexistir estos dos tipos de formatos pero igualmente nada reemplaza lo presencial”. El teatro, a pesar de todo lo negativo en este 2020, desea que el telón no se cierre.


Dejá tu comentario