Actualidad El Palomar | Morón | Mundial

El Palomar: la patinadora que es la número 4 del mundo

Luna entrena en una sociedad de fomento de El Palomar y se quedó con el cuarto puesto en el último Mundial de Patín Artístico, solo por detrás de tres europeas.

Después de una gran participación en la Artistic International Series de la World Skate (algo así como la FIFA del patinaje), una joven oriunda de la localidad de El Palomar, al norte del partido de Morón, se transformó en la cuarta mejor del mundo en la categoría cadetes tras ubicarse en esa posición durante la final del programa libre disputada este viernes.

Se trata de Luna Casuccio, quien entrena en la Sociedad de Fomento "Villa Estruga", ubicada sobre la calle Ingeniero Santiago Brian al 1.399, entre Marinos de Fournier y Padre Edmundo Vanini, barrio Villa Rosales, desde los 2 años por influencia de su hermana y actual instructora personal, Sol.

image.png
La patinadora de El Palomar, entre las cuatro mejores del mundo.

La patinadora de El Palomar, entre las cuatro mejores del mundo.

A sus 15, cumplió con un destacado papel en la definición del certamen celebrado en la provincia de San Juan, quedando con un total de 50,71 puntos y a solo ocho del podio, ocupado por dos españolas y una eslovena, y por delante de tres compatriotas, una brasilera y una uruguaya, lo cual la convierte en la mejor de todo el país en su rango etario.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

La chica culminó su performance visiblemente emocionada y se fundió en un abrazo con todas sus compañeras y entrenadoras. Ahora le tocará participar en el Campeonato Panamericano de Colombia desde fines de julio hasta principios de agosto.

image.png

Luna también estuvo en los II Juegos Sudamericanos Sobre Ruedas 2023 gracias a la ayuda de muchas personas, familiares y amigos de El Palomar y alrededores que, mediante rifas, aportes y eventos recaudatorios, pudieron apoyarla para que viaje y represente a la Argentina, donde consiguió su boleto para este último Mundial.

"Voy a patinar hasta que las piernas no me den más" es una frase que repite todos los días y demuestra su amor por un deporte que, desde lo económico, es muy difícil no solo por el costo de los viajes a los torneos y el material, sino que requiere de un apoyo inconmensurable de todo su círculo íntimo, por lo que Sol le confesó a Viví el Oeste que "no quieren cortarle sus alas".