Espectaculos Gran Hermano | reality | Televisión

Gran Hermano: La Tora habló sobre el abuso sexual que sufrió

La participante de Gran Hermano, Lucila Villar le contó a sus compañeros sobre el abuso sexual intrafamiliar que sufrió de niña y que pensó en suicidarse.

Lucila "La Tora" Villar contó gran parte de su historia de vida, que hasta el momento se desconocía. Desde que la participante de Gran Hermano reingresó a la casa, se acercó más a sus compañeros, es por eso que ahora decidió abrirse y contar cosas muy profundas. En una charla grupal reveló que sufrió un abuso sexual intrafamiliar cuando tenía 9 años.

La producción del reality propuso un juego para todos los "hermanitos" que consistió en hablar sobre cuestiones más íntimas. ¿Hay algo importante de tu vida que todavía no hayas contado adentro de la casa?”, preguntó la voz de Gran Hermano.

Por su parte, La Tora, tomó la palabra. “A los 9 años, sufrí un abuso intrafamiliar. No lo conté hasta que tuve 24 años, para proteger a mi familia y porque me sentía culpable por lo que me había pasado”, recordó entre llantos. Asimismo, dio un consejo para quienes pasaron por lo mismo: "Cuenten a sus seres más queridos lo que les pasó".

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO
image.png
La Tora de Gran Hermano habló sobre el abuso sexual que sufrió cuando era niña.

La Tora de Gran Hermano habló sobre el abuso sexual que sufrió cuando era niña.

Luego, la joven de Berazategui continuó: En base a ese abuso, me junté con las peores personas y las mejores. Tuve un novio que estaba hasta en el paco”. La concursante contó que eso le trajo consecuencias en su vida adulta, en las relaciones amorosas que tuvo, y en cómo se manejó en diferentes situaciones.

Estaba en cualquiera. Cuando me separé, me metí en la noche, relató. También, hablo sobre la posibilidad de suicidarse. "Todas las semanas, todos los días en el alcohol, en el sexo fácil. Era como un autocastigo, salía a bailar y me acostaba con quien yo quería. En un momento de mi vida no podía más y era seguir esa vida de noche, de todo, o morirme. Pensé en matarme”.

Luego, agregó: “Llamé a mi mejor amiga y le dije que tenía ganas de morirme. Mi mejor amiga vino, hablamos y me tranquilizó. Ahí conozco a la Iglesia, a Dios, al gimnasio y empiezo a hablar.

image.png

Lucila, recordó lo difícil que fue la vez que se animó a contarle a sus familiares, sobre lo que había sucedido, recién a los 24 años. "Empecé a contar lo que yo pasé a pocas personas, y después llegó el momento de contárselo a mis viejos, que era el mayor miedo que tenía, recordó.

La concursante se largó a llorar, y en ese momento, varios de sus compañeros del reality fueron a abrazarla.Es algo que me marcó mucho, que hoy en día comparto porque si alguna mujer pasó eso en su vida las invito a que compartan. Que hablando se sana y con la ayuda de algún psicólogo, también, y conociendo la fe y las cosas que hacen bien, también, concluyó.