Famosos del oeste

Famosos del Oeste: Entrevista a Ariel Staltari, el actor de Ciudadela que debutó en “Okupas” y hoy coguiona “Un gallo para esculapio”

Vivió gran parte de su vida en Ciudadela, donde su familia aún tiene la panadería “Piluso”. A pocos días de ser declarado personalidad de la Cultura en Tres de Febrero, habló con Viví el Oeste y relató cómo su vida en el Conurbano lo ayudó a la hora de componer sus personajes.

Sus comienzos en la actuación se remontan a principios del año 2000, cuando comenzó a estudiar teatro con Lito Cruz. “En agosto ya estaba firmando contrato como uno de los cuatro protagonistas de Okupas, que iba a ser un programa que iba a marcar un antes y un después en la televisión argentina” remarcó Ariel Staltari que asegura: “No hay un solo día de mi vida que me vaya a acostar sin que alguien me recuerde que fui parte de ese maravilloso programa”.

A lo largo de su carrera, el artista fue parte de éxitos como 099 Central, Los Roldán, Doble vida, Mujeres asesinadas, La Lola, Valientes, Lo que el tiempo nos dejó, El Puntero, Sos mi hombre, Vecinos en Guerra y Cuéntame cómo paso.

Recordado por personajes como Walter, Peste, Lito, entre muchos más, actualmente encarna a “Loquillo” uno de los protagonistas de “Un gallo para esculapio” y, a su parecer, todos tienen algo en común: “Son personajes que dentro de todo generan una empatía con el público, y eso me gusta mucho, son barriales, reales, de carne y hueso con emociones y problemáticas que se emparentan bastante con las que tiene la gente común. Son personajes lindos de hacer y de abordar” expresó.

VEO: ¿Te ayudó ser del oeste a la hora de componer a tus personajes?

A.S: Si, totalmente. Además en mi ADN está el pibe de barrio, el hijo de comerciantes, eso ayuda bastante a la hora de componer ese tipo de personajes.

Con el éxito como marca personal en sus debuts, “Un gallo para esculapio” significó su primera incursión como guionista. “Empecé cuando Bruno (Stagnaro) decidió contar esta historia hace 4 o 5 años. Me propuso si no quería co-escribirla y le dije que sí. Fue muy de golpe” recordó.

VEO: ¿Se imaginaban que iba a tener tanta repercusión?

A.S.: No, nos imaginábamos que teníamos un proyecto muy potente, una historia muy trabajada, pero nunca imaginamos que generaría todo lo que generó, que después viniera una segunda temporada, que ya se este hablando de una tercera, además de haber cosechado varios premios, elogios y buenas críticas. Superó un poco nuestras expectativas.

VEO: ¿La historia está inspirada en el día a día del oeste? ¿Cómo fue la elección de las locaciones?

A.S.: La problemática y la coyuntura está un tanto atravesada por historias que sucedían en el Conurbano. Bruno ya tenía ciertos mojones de por dónde pasar, como el avión de Camino de Cintura o que el protagonista llegara a la Terminal de Morón. Un poco de mi mano, le presenté otros ámbitos dentro del Conurbano y a Bruno le gustaron y empezaron a llevar la historia por esos lugares como Liniers, Ciudadela, San Justo.

Ariel se encuentra a la espera de ser declarado Personalidad de la Cultura en Tres de Febrero y expresa: “Es una locura, no lo puedo creer, es un gran halago, un gran mimo, algo inesperado, siempre siento que todo lo que me pasa es demasiado, es un orgullo a su vez, no es que lo estoy rechazando, es algo que me supera”.

Además, afirma que sus vínculos con su ciudad natal están más presentes que nunca: “No vivo por la zona, pero viven mis padres, mi familia, en cierta forma sigo viviendo, están mis raíces y esta mi conexión con mi vida”.

A pesar de que admite que “siempre es una felicidad enorme ir progresando en esta carrera que tan difícil es, donde hay tanta competencia, donde los proyectos son muy acotados y no todos tienen la suerte y la dicha de trabajar como yo”, con los pies sobre la tierra aclara que lo vive con “mucha madurez, tranquilidad, mucha paz. Los premios, elogios, son cuestiones que me hacen muy bien. Sin embargo, uno sigue remándola. El hecho de que te quieran, te mimen, te premien no quiere decir que tengas las cosas resueltas”.

A lo largo de su vida uno de sus mayores logros fue haber superado un problema de salud cuando le detectaron que tenía leucemia, la cual finalmente fue curada en el Hospital Posadas. “Es un regalo de Dios y de la vida. Con el paso del tiempo mi mayor regalo es mi familia, mi mujer y mis dos hijos. No hay nada que lo pueda superar”.

Lo que se viene

De cara al futuro Ariel se encuentra a la espera de la tercera temporada de “Un gallo para esculapio” y “algún que otro proyecto de escritura personal y con Bruno. También tengo muchos deseos del año que viene hacer algún unipersonal en teatro”.

Actualmente se encuentra dirigiendo grupos de teatro en Martínez y están próximos a estrenar un ciclo de 20 obras cortas que estará presentando junto a sus alumnos de la Biblioteca Popular Bernardino Rivadavia.

 


Dejá tu comentario