Policiales Femicidio | causa | crimen

Femicidio: detuvieron a un sospechoso cuando fue a votar

Carlos Cassalz es uno de los sospechosos por el femicidio de Araceli Fulles y ayer fue detenido mientras iba a votar en una escuela de Villa Ballester.

Hoy comienza el juicio oral por el femicidio de Araceli Fulles, una joven de 22 años que fue asesina en 2017 luego de estar desaparecida por 25 días en la localidad de José León Suárez. En las elecciones de ayer, la policía detuvo a Carlos Cassalz, uno de los ocho sospechosos de la causa que se encontraba prófugo.

Cassalz está acusado por el crimen de “homicidio agravado por pluralidad de intervinientes, por mediar violencia de género y por amenazas agravadas”. Fue identificado y detenido en el colegio Tierra de Crecimiento, ubicado en la calle Lacroze 5665, en Villa Ballester, luego de ir a votar, debido a que se encuentra la posibilidad de que "no comparezca en el debate cuando se lo requiera”.

El juicio comienza este lunes y el Tribunal estará integrado por los jueces Martín Klobovs, Carolina Martínez y Aníbal Bellagio. La fiscal de la causa será Mariana Piwarczuk, mientras que el abogado Diego Szpigiel será quien represente a la familia de la victima.

terramalal

Los acusados de la causa son Hernán Rodrigo Badaracco, Carlos Cassalz, Hugo Cabañas, Carlos Antonio Ibarra, Marcelo Escobedo, Daniel Alaniz y Jonathan y Emanuel Ávalos. Los ocho están imputados por “homicidio agravado por femicidio y por la participación de dos o más personas”, crimen que tendría la prisión perpetua.

image.png
Darío Badaracco era el único detenido por el femicidio de Araceli

Darío Badaracco era el único detenido por el femicidio de Araceli

Anteriormente, por el crimen, Darío Badaracco había sido el único detenido pero murió en abril de 2019 luego de ser atacado a golpes y quemado con agua caliente por dos compañeros de la celda del penal de Sierra Chica donde se encontraba privado de su libertad.

Araceli desapareció el 2 de abril en 2017 cuando le avisó a sus mama que estaba yendo para su casa pero nunca llegó. A partir de eso, familiares y amigos comenzaron la búsqueda que terminó 25 días después cuando la joven apareció enterrada bajo escombros en una casa de José León Suárez con signos de maltrato físico y asfixia.