Que sale

Que Sale? Un nuevo bar que busca revitalizar la zona del Barrio Inglés de Hurlingham

“Four fingers” representa el sueño cumplido de cuatro amigos que se convirtieron en socios de este proyecto. Algunos tenían experiencia en fiambrería y decidieron expandirse en el rubro. Con bartender y pastelera profesional, cubren todos los rubros y buscan convertirse en referencia de una zona de Hurlingham dónde la propuesta gastronómica no es tan extensa.

A finales de noviembre de 2019, este grupo de cuatro amigos que ya tenía experiencia en el sector decidió ir por más y expandirse. La idea era tener un bar y para eso alquilaron un local en Juan Díaz de Solís al 1200, pleno barrio inglés. “El día que firmamos con trato, me corté un dedo y de ahí viene Four Fingers”, reveló Diego, uno de los socios del lugar, en charla exclusiva con Viví el Oeste.  

Four Fingers ofrece picadas, brusquetas, sándwiches elaborados además de pastelería y una barra de tragos con múltiples opciones. “Uno de mis socios es bartender y su mujer fue 9 años chef del Hotel Alvear así que también tenemos cubierta esa parte”, aseguró Diego. Tanto él como sus socios afirman que les gusta comer bien y que buscan brindarle la mejor experiencia a los clientes.

La oferta gastronómica de Four Fingers

Esto no se limita solo a la gastronomía sino que también se vincula a la ambientación y a la música que ofrecen. “La gente busca un momento de disfrute y nosotros proponemos eso”, destacaron. En ese sentido se centran en ofrecer un buen producto, un buen servicio y a precio razonable. También destacaron que el vínculo con los clientes es constante por lo que ellos mismos son los que atienden en vez de ser gerentes y tener otros empleados.

La remodelación del lugar arrancó a fines de 2019 pero se vio interrumpida por la pandemia. El 2020 fue un año casi perdido para ellos pero con las flexibilizaciones de la cuarentena decidieron a seguir adelante para poder llegar a la ansiada inauguración. “Le pusimos todas las energía que nos quedaban y hace dos semanas abrimos por primera vez al público”, destacó Diego.

Para llegar a este momento debieron superar una prueba más: hace un mes realizaron una comida de prueba para su círculo más íntimo. Uno de los asistentes dio positivo de coronavirus y debieron ponerse en cuarentena dos semanas lo que pospuso el lanzamiento. A pesar de todas las trabas, lograron salir adelante, e incluso la respuesta del público superó las expectativas que se habían generado.

Una nueva opción para los vecinos del Barrio Inglés

Diergo también destacó que Four Fingers se ubica en una zona clave de Hurlingham, en pleno barrio inglés, dónde no había tanta oferta de bares y eso los puede beneficiar. “De la barrera del San Martín a Avenida Roca siempre hubo barcitos y una fuerte oferta gastronómica pero para el lado de Avenida Vergara siempre estuvo más acotado”, detalló. Los socios buscaron respetar la identidad del barrio y eso implica que el lugar cierra a más tardar a la 1 de la madrugada.

La recepción del público fue muy positiva y los comensales destacaron tanto las picadas, la gastronomía así como la oferta de pastelería y de tragos. La estética del lugar está vinculada al rock y en su Instagram hacen referencia a conocidas películas de género. “Somos cuatro amigos que nos encanta comer y nos ponemos del lado del cliente para brindar una buena atención”, concluyó Diego.


Dejá tu comentario