Cultura González Catán | Buenos Aires | La Matanza

El Padre Mario de González Catán quedó a un paso de ser santo

El Arzobispado de Buenos Aires envió el expediente al Vaticano para que las autoridades de la Iglesia definan su beatificación, causa iniciada hace tres años.

El Arzobispado de Buenos Aires llevó a cabo durante los últimos días la sesión de clausura de la etapa diocesana del proceso de canonización del Padre José Mario Pantaleo, quien es todo un símbolo de fe para la localidad de González Catán( donde está enterrado desde 1993) y el sur del partido de La Matanza.

image.png

Se trata de una causa que comenzó en noviembre de 2021 y busca convertir al emblemático sacerdote en el segundo santo de la historia argentina (detrás de María Antonia de Paz y Figueroa o Mama Antula), para lo cual ahora el pedido entró en su fase romana y, por ende, quedó a un paso de lograrlo.

La ceremonia de envío del expediente a las máximas autoridades de la Iglesia Católica se realizó el pasado 19 de junio en la Catedral Metropolitana, donde 12 cajas que reúnen todo el material que justifica la conversión del cura fueron bendecidas por el Monseñor Jorge Ignacio García Cuerva.

FV Jun24 790x100.gif
LA PERLA LARGO
image.png

Tales documentos contienen hojas e imágenes con testimonios, su obra, sus virtudes, su labor como religioso y su entrega por y para la comunidad que ahora serán revisados por Dicasterio para las Causas de los Santos de la Ciudad del Vaticano, que tendrá que inclinarse por el sí o por el no.

La llegada de los restos del Padre Mario a La Matanza

El 8 de mayo se cumplieron 31 años de la llegada al mausoleo actual, ubicado sobre la calle Coronel Conde al 5.670, entre Juan Pío Gana y Barragán Bastilla y a la altura del kilómetro 31 de la Ruta Nacional número 31 (Avenida Brigadier General Juan Manuel de Rosas), junto a más de 15 mil personas que lo acompañaron desde el Cementerio de la Recoleta.

image.png
La llegada de los restos del Padre Mario a González Catán.

La llegada de los restos del Padre Mario a González Catán.

La pequeña casa situada al lado de la Capilla Cristo Caminante, que fue construida con sus propias manos, se transformó en su sitio de reposo para que pueda descansar en paz.