Policiales González Catán | delincuentes | La Matanza

González Catán: un UBER mató a dos ladrones

Un policía que trabajaba como UBER mató a los ladrones que habían intentado asaltarlo en González Catán cuando realizaba un viaje para la aplicación.

Una madrugada de terror se vivió en González Catán, La Matanza. Dos delincuentes armados intentaron asaltar a un UBER durante un viaje sin saber que el chófer también era efectivo de la Policía Bonaerense. El intento de asalto ocurrió en Tomas Valle e Inca y el saldo fue el de los dos delincuentes abatidos por el Policía. Según fuentes de la causa, la Justicia no tomó ninguna medida contra el hombre ya que se investigará si el hecho se puede encuadrar como un acto de defensa propia al ser amenazado con un arma de fuego.

Apareció un vídeo de las cámaras de seguridad que muestra a los dos delincuentes circulando por una calle de La Matanza minutos previos al intento de asalto que culminaría con sus respectivas muertes. El efectivo se habría presentado como policía al intentar ser asaltado y con su arma reglamentaria efectuó varios disparos que impactaron en el cuerpo de los ladrones.

image.png
La zona de González Catán, La Matanza dónde ocurrió el hecho

La zona de González Catán, La Matanza dónde ocurrió el hecho

La pasajera era una enfermera que había contratado el viaje desde la Capital Federal hacia González Catán. Tanto ella como el conductor del UBER salieron ilesos del intento de asalto por parte de los delincuentes. Uno de ellos era mayor de edad y ya fue reconocido mientras se espera la información sobre el otro asaltante.

terramalal
https://twitter.com/pampamonaco/status/1437422277344305154

Los delincuentes fallecieron en el lugar según las fuentes policiales. El fiscal de la causa será Gastón Duplaa, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) especializada en Homicidios de La Matanza. Al haber un Policía involucrado en el hecho, las pericias correrán a cargo de la Gendarmería Nacional. Judicialmente se investigará si el hecho se puede encuadrar en una acción de defensa propia por parte del efectivo, debido a que los delincuentes lo amenazaron con un arma que luego fue encontrada en el lugar, o un exceso en esta defensa.