Sociedad | Haedo | El Palomar | Morón

Recordaron el histórico acampe de Manuel Belgrano en Haedo

Durante su marcha a Rosario, el creador de la bandera supo quedarse un día en lo que hoy es el límite entre Haedo y El Palomar. Descubrí esta gran historia.

Las asociaciones Belgraniana y Sanmartiniana de Morón llevaron a cabo durante este fin de semana un acto para recordar una de las ocasiones en la que Manuel Belgrano pisó el Oeste, al menos de las que se tienen registro: cuando acampó por un día en lo que hoy en el límite de las localidades de Haedo y El Palomar.

El homenaje tuvo lugar el pasado viernes, 26 de enero, en el cruce de las avenidas Presidente Perón (ex Gaona) y Doctor Ricardo Balbín, a la altura de la estación Derqui del Metrobús local y de la Plazoleta Bicentenario de la Bandera Nacional.

image.png
El acto para recordar a Belgrano en Haedo.

El acto para recordar a Belgrano en Haedo.

En el evento también estuvieron presentes las directoras de las unidades de gestión comunitaria (UGC) número 3 y 4 del Municipio, Sol Steinberg y Jessica Palacio, los concejales Tomás Ballestrini, Daniela Burgos, Nadia Diz Barquero, Leticia Maldonado, Rolando Moretto, Vanina Moro, María Delia Traverso, Cecilia Solía, Leandro Ugartemendia, Analía Zapulla y Juan Di Mario y los representantes del Rotary Club haedense, Guillermo Moncho y Gabriela Calvo, entre otras figuras.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Cómo fue el paso de Belgrano por Morón

Hacia las 23 horas del 25 de enero de 1812, el creador de la bandera nacional llegó a la "Cañada de Morón" para acampar "en las inmediaciones de la panadería de Don Francisco Rodríguez", lugar que actualmente cuenta con un monolito y un mástil que lo reconoce como tal, no sin antes "tocar la retreta", que es el toque militar común a la infantería y a la caballería para que duerman en el sitio indicado.

image.png
En rojo, el lugar donde acampó Belgrano en la actual Haedo.

En rojo, el lugar donde acampó Belgrano en la actual Haedo.

A la mañana siguiente, el prócer y sus tropas levantaron las tiendas y continuaron su periplo por el entonces Camino de las Postas hacia Rosario, ciudad a la que llegó en febrero de ese año para enarbolar por primera vez el símbolo patrio de color celeste y blanco.