Policiales Isidro Casanova | choque | colectivo

Isidro Casanova: Choque entre un auto y un colectivo

En medio de las lluvias sucesivas registradas esta semana, se produjo un violento choque entre un colectivo y un auto en Isidro Casanova.

En medio de las intensas lluvias que se registran por estos días, se produjo un insólito choque entre un colectivo y un automóvil en la intersección de las calles Alicante y Fitz Roy, en la localidad de Isidro Casanova, partido de La Matanza. Afortunadamente, el hecho no registró víctimas fatales.

Tal como lo muestras las imágenes de las cámaras de seguridad, la colisión se registró cerca de las 8 de la mañana del martes y fue violenta: los protagonistas fueron un colectivo de la empresa La Cabaña y un vehículo particular.

El colectivo, interno 27 de la línea 172, circulaba por la calle Alicante, y el auto, un Renault Logan Gris, lo conducía un joven de 26 años, quien cruzó sin disminuir la velocidad en ningún momento. Al venir de la mano derecha, la prioridad de paso la tenía el chofer del colectivo.

terramalal
image.png
Violento choque en Isidro Casanova.

Violento choque en Isidro Casanova.

En la secuencia se muestra que, tras el impacto, el rodado liviano quedó sobre la vereda tras derribar un árbol.

Según informaron fuentes policiales, los daños ocasionados solo fueron roturas materiales, mientras que no heridos ni en el transporte público ni el conductor del auto.

Choque colectivo y auto - Isidro Casanova

La calzada resbaladiza y el asfalto mojado son algunos de los motivos claves por los que la posibilidad de frenar al tiempo se ve disminuida en días de lluvias tales como suceden esta semana, por lo que las autoridades municipales recomiendan extremar las precauciones al conducir.

En tanto, los vecinos en redes sociales compartieron su sorpresa al ver el video, ya que además del siniestro mencionado, una camioneta blanca que pasa instantes previos al accidente, logra salvarse de milagro, por una milésima de segundo. La gente también agradeció que en ese momento no había personas adultas ni niños jugando o caminando por la vereda, situación que suele verse a diario por dicho barrio.