Actualidad Isidro Casanova | La Matanza | Oeste

Isidro Casanova: la tormenta destruyó un hogar de niños

Casi todo el techo de un centro de cuidado infantil de Isidro Casanova fue despedazado por el viento y la lluvia, por lo que piden ayuda para reconstruirlo.

Luego de un nuevo temporal que azotó al Oeste durante buena parte de la tarde de ayer, otra organización benéfica sufrió graves pérdidas en la localidad de Isidro Casanova, al sur del partido de La Matanza: el Hogar de Niños "Don Bosco" del patronato católico "Jesús Buen Pastor".

image.png

Este centro de cuidado infantil se ubica sobre la Avenida Guillermo Marconi al 5.600, entre las calles Jacobo Watt y Ruíz de los Llanos y a pocas cuadras del límite con la ciudad de Gregorio de Laferrere, del barrio San Pedro y vio como el viento y la lluvia destruyeron casi todo su techo de chapa.

El mismo funciona como centro de día a lo largo de todo el año y en el verano es sede de los chicos de 11 y 12 años, aunque por fortuna las autoridades comentaron que no hubo que lamentar víctimas de ningún tipo, sino solo daños materiales.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO
image.png
El techo destruido del hogar de niños en Isidro Casanova.

El techo destruido del hogar de niños en Isidro Casanova.

"Agradecemos a los animadores y los vecinos que colaboraron con su presencia. Será tiempo de apelar nuevamente a la solidaridad y la providencia para rehacer este espacio dedicado a acompañar a tantas infancias y adolescencias locales. Muchas gracias por cada mensaje de apoyo frente a esta adversidad. Que nuestra madre auxiliadora nos siga mostrando el camino para transformar el dolor en esperanza", añadieron.

Todos los interesados en ayudar a la asociación religiosa a reparar el hogar pueden hacerlo a la cuenta bancaria con el alias "buenpastor.casanova", el número de CBU 0720038020000003054022, el CUIT/CUIL 30610211638 y la razón social "institución selesiana".

image.png

En principio, lo que más requieren con urgencia es la restauración del tejado, ya que por el momento no pueden desarrollar sus actividades con normalidad producto de la vulnerabilidad del espacio a nuevas precipitaciones, por lo que además de la asistencia económica reciben materiales e infraestructura.