Policiales Ituzaingó | ONG | justicia

Ituzaingó: descubrieron un criadero ilegal de animales

Los perros y gatos fueron rescatados en Ituzaingó por la Policía y una ONG dedicada a la rehabilitación y adopción, que pide ayuda económica para curarlos.

El personal de la Comisaría Segunda de Villa Ariza y la organización no gubernamental (ONG) "Adopta Corazoncitos Peludos" rescataron durante la tarde de este jueves, 4 de enero, a varios animales que estaban encerrados en una casa de la localidad de Ituzaingó bajo condiciones muy deplorables.

El allanamiento se produjo en el Barrio Aeronáutico y a la altura del cruce de las calles Pedro Zanni y Marambio, donde muchos vecinos habían denunciado ante la mencionada seccional de la Policía Bonaerense que una mujer mantenía a un total de 13 caniches y siete gatos (algunos de ellos ciegos y sordos) encerrados y casi sin proporcionarles alimento ni agua, lo que obligó a la Justicia a tomar cartas en el asunto.

image.png
Uno de los caniches rescatados en Ituzaingó.

Uno de los caniches rescatados en Ituzaingó.

Según aseguró la propia entidad con sede en el partido de Moreno, todos fueron encontrados en un "estado calamitoso" y es por eso que ahora piden ayuda económica para poder curarlos y ponerlos en adopción ya que "no van a poder solas". Cualquier interesado en colaborar puede hacerlo a través del alias MANO.CHARCO.SOGA o el CBU 0150806001000136598645.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Además del dinero en efectivo, algunos de los elemntos que precisan para rehabilitarlos es shampoo, desparasitantes y medicación, por lo que cualquier tipo de donación les sirve. Otros métodos para contactar a las activistas son el número de teléfono celular y/o WhatsApp 15-6041-1144 y la dirección de correo electrónico [email protected].

image.png

Las imágenes registradas en el procedimiento muestran como el domicilio inspeccionado poseía una suciedad incalculable y los proteccionistas incluso debieron ingresar con barbijos de papel para soportar el olor nauseabundo.

Los agentes también encontraron numerosas jaulas, camas, cobijas y cajas sumamente desgastadas que los ejemplares soportaban de forma muy acinada mientras repetían que "no podían creer lo que estaban viendo" ni tampoco "entender como los podían tener de esa manera".