Actualidad Ituzaingó | auto | crimen

Ituzaingó: perpetua para el asesino de Lourdes Espíndola

El hombre fue condenado por el crimen cometido en 2018 cuando la mujer policia estaba esperando el colectivo en Ituzaingó.

El Tribunal en lo Criminal N° 2 de Morón dictó prisión perpetua para Jorge Pablo Di Blasi por el crimen de la policía Lourdes Espíndola. El asesinato ocurrió en 2018, cuando la mujer se encontraba esperando el colectivo en la intersección de las calles Pérez Quintana y Colectora Sur Acceso Oeste, en Ituzaingó. Además de Di Blasi, un segundo imputado por el hecho, identificado como Pablo Frascarelli, no fue acusado por falta de pruebas pero recibió una pena de seis años de cárcel por otro delito, el robo de una remisería de Morón.

El crimen sucedió el sábado 28 de julio cuando la mujer recibió un disparo en cuello, le sacaron su arma reglamentaria y escaparon. Luego de eso, fue trasladada al Hospital Posadas donde al día siguiente los médicos de la institución le declararon la muerte cerebral y al certificar que su estado era irreversible, la familia de la joven agente donó sus órganos.

Tras su fallecimiento rapidamente comenzaron las investigaciones para encontrar a los culpables. Tres testigos, una mamá y sus dos nenas, participaron de la rueda de reconocimiento dispuesta por la fiscal de Ituzaingó Laura Cristini. Allí identificaron Di Blasi como el hombre que bajó de un auto y mató a la oficial de la Policía de Buenos Aires. Los testigos dieron una descripción perfecta de esta persona, que fue la primera detenida en la causa.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Los testigos también pudieron declarar cómo fue toda la secuencia del crimen: vieron un auto negro con una persona que manejaba y otra que iba atrás, que se aproximó a la parada de micros, donde ella esperaba un colectivo de la línea 9. Una persona abrió la puerta trasera del lado del conductor del auto, se bajó con dos armas, una en cada mano, y les apuntó. El delincuente pidió que se tiren todos al piso, las nenas salieron corriendo y abrió fuego.

Así asesinó a la oficial, de un disparo en el cuello y cuando la mujer cayó al piso, intentaron sacarle el cinturón, no pudieron lograrlo y fueron por la cartuchera para robarle el arma. Desde el suelo, Espíndola hizo el llamado a través de la aplicación Whats App, con el que intentó avisarle a su marido que estaba herida.