Policiales La Matanza | Policía Federal | González Catán

La Matanza: cayó concesionaria que vendía desde la cárcel

Los integrantes realizaban las ventas en cuatro localidades de La Matanza y respondían a un cabecilla que está preso por robos de autos muy violentos.

La División de Delitos Contra el Automotor de la Policía Federal Argentina (PFA) pudo desarticular durante la madrugada de ayer una concesionaria trucha de autos que eran robados mediante violencia y el uso de armas de fuego y luego eran vendidos a precios bajos en distintos puntos del partido de La Matanza.

El desbaratamiento se llevó a cabo fruto de un total de 11 allanamientos perpetuados en las localidades de Rafael Castillo, González Catán, Isidro Casanova y 20 de Junio que resultó en la detención de seis personas y el secuestro de siete vehículos recientemente sustraídos y una moto, todos con pedido de captura.

image.png

La importancia del procedimiento radica en que las comercializaciones eran realizadas desde la cárcel, desde donde el cabecilla (preso por delitos similares) tomaba contacto telefónico con las potenciales víctimas y pautaba la entrega para que el resto de la organización criminal, compuesta por familiares y amigos, se encargue de mostrar y retirar el dinero de la compra.

FV Jun24 790x100.gif
LA PERLA LARGO

En el transcurso de la pesquisa, los detectives pudieron demostrar que todos ellos entregaban un rodado cada tres días aproximadamente y que desde el inicio de la misma llevan más de 20 ventas por sumas millonarias, todo demostrado mediante intervenciones a celulares, filmaciones operativas y análisis de la totalidad de la información reunida.

La Matanza Rafael Castillo González Catán Isidro Casanova 20 de Junio.jpg

Otros elementos incautados fueron la suma de dinero de $1.500.000, dos armas de fuego con numeración borrada, un rifle de aire comprimido del tipo pistola, carpetas con documentación adulterada, herramientas para modificar las patentes, una gran cantidad de autopartes y más de veinte juegos de chapas falsas.

Incluso, los miembros de la asociación ilícita se hacían pasar por policías para generar mayor confianza en los compradores y, en caso de reconocer alguno, se ponga en conocimiento al Juzgado Federal número 2 de San Martín las circunstancias y determinar el número de víctimas de estos inescrupulosos.