Cultura La Matanza | Malvinas | Laferrere

La Matanza: se cumplen 61 años del nacimiento de Julio Cao

Hoy se cumplen 61 años de Julio Cao, el soldado-docente de La Matanza que inspira a todo el país y que es un símbolo de los veteranos de Malvinas.

Julio Rubén Cao no solo es el nombre que se le dio a la Escuela Primaria número 32 de la localidad Gregorio de Laferrere, al sur del partido de La Matanza, sino que fue un hombre que hoy en día sigue enorgulleciendo a los docentes de toda la República Argentina.

Nacido en Ramos Mejía un día como hoy, pero de 1961, fue un soldado que acudió voluntariamente a la Guerra de Malvinas y es distinguido por ser el único maestro caído (en la batalla de Monte Longdon) del conflicto, que en ese momento tenía a su cargo el grado 3°D de la institución que hoy lo lleva en su denominación.

image.png

Cao tenía solo 21 años cuando le comunicó a su familia la decisión de ir a combatir al archipiélago del Atlántico Sur pese a que estaba esperando un hijo con su mujer, Clara Barrios. Partió el 12 de abril de 1982 hacia Puerto Argentino Junto al Regimiento de Infantería Mecanizado N°3 del Ejército Argentino.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Ya en tierras insulares, le escribió una carta a sus alumnos que, entre otras cosas, decía: "Chicos, quiero que sepan que a las noches cuando me acuesto cierro los ojos y veo cada una de sus caritas riendo y jugando. Cuando me duermo, sueño que estoy con ustedes. Me encuentro cumpliendo mi labor de soldado: defender la bandera. Solo le pido a Dios volver pronto con ustedes".

image.png
Julio Rubén Cao junto a sus hermanos en La Matanza.

Julio Rubén Cao junto a sus hermanos en La Matanza.

Sin embargo, Julio no pudo volver a dar clases en Laferrere y cayó en batalla el 14 de junio, lo que también le impidió conocer a la niña que parió su esposa en agosto de ese año, dos meses después de terminada la guerra, y a quien bautizaron como María Julia en honor a su padre.

Hasta junio de 2018, su cuerpo permaneció enterrado como un NN bajo una placa que decía “Soldado argentino sólo conocido por Dios”, pero gracias a la labor de la identificación la lápida tiene su nombre y apellido en el Cementerio de Darwin.