Policiales Merlo | Policía | Policía Bonaerense

Merlo: buscan a ladrón que robaba cementerios en el interior

El hombre fue allanado en su casa de Merlo y le secuestraron dos vehículos que serían utilizados para hurtar diversas placas del Cementerio Municipal de Tandil.

Una investigación conjunta por parte de varias divisiones comunales de la Policía Bonaerense logró desbaratar a una banda que se dedicaba a robar en los cementerios municipales de Tandil, Rauch y Benito Juárez, en la que el integrante que aportaba los vehículos que serían utilizados para trasladar los materiales estaba domiciliado en la localidad de Merlo.

Todo comenzó a raíz de muchas denuncias por parte de las autoridades de las necrópolis del interior de la provincia y en la unión de las fuerzas locales con la Sub Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de Las Flores para analizar las cámaras de seguridad y dar con el paradero de la asociación ilícita.

image.png
Algunos de los elementos secuestrados en Tandil y Merlo.

Algunos de los elementos secuestrados en Tandil y Merlo.

De esta manera, se descubrió que el Fiat Iveco y la Renault Kangoo en la que se movían pertenecía a un vecino de la citada ciudad del Oeste, por lo que el Juzgado de Garantías número 2 del Departamento Judicial de Azul ordenó el allanamiento de la vivienda, donde se procedió al secuestro de los rodados.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Sin embargo, el delincuente, cuyas iniciales son C.U., no estaba en la casa, por lo que hasta ahora sigue estando en calidad de prófugo. El resto de las requisas arrojó la detención de un ciudadano tandilense y la incautación de varios elementos de interés para la causa.

image.png

Estos consistieron de dinero en efectivo por el valor 1.850.000 pesos, un revólver largo con un calibre de 22 milímetros, una pistola semiautomática de la marca Browning, muchos cartuchos, 11 placas enteras de bronce pertenecientes a tumbas, 114 recortes de placas cortadas, un sistema de circuito cerrado de televisión (CCTV) usado para videovigilancia, 10 teléfonos celulares y varios kilos de metal encontrados en el depósito en el que reducían lo sustraído.

Hay un tercer malhechor que también es buscado por la fuerza y está imputado en la causa caratulada como "robo agravado".