Actualidad Merlo | Programa | Televisión

Merlo: el parecido de Riquelme que fue a Bienvenidos a Bordo

Elías, de Merlo, se presentó al programa de televisión de El Trece por su parecido con el máximo ídolo de Boca.

Laurita Fernandez desde hace varias semanas está a cargo de la conducción del programa de televisión "Bienvenidos a Bordo". Allí, una de las secciones que más espectadores tiene es la de la puerta de los parecidos, donde las personas se presentan porque tener características físicas similares a actores, cantantes, y otras celebridades. Ya fueron varios participantes del Oeste y en esta ocasión fue un vecino de Merlo.

“Bienvenido, buenas, ¿cómo va, cómo te llamás?”, le dijo Laurita, tras abrirle la puerta. “Soy Elías, de Merlo”, le contestó el invitado. “Franchu, ¿ya lo sacaste?”, le preguntó a la asistente. “No, hoy estoy con todas las luces”, respondió. “Pero no pegaste una hasta ahora”, la chicaneó la conductora, entre risas.

“¿Te dicen mucho que sos como esa persona?”, preguntaron a lo que Elías le confirmó que sí. Entonces vino la primera apuesta de parte de la azafata que se arriesgo por Maradona. Si bien, no adivinó, estaba por la zona, ya que de esa forma se pudo saber que el parecido venia por el mundo del fútbol.

FV Jun24 790x100.gif
LA PERLA LARGO
image.png
Merlo: el parecido de Riquelme que fue a Bienvenidos a Bordo

Merlo: el parecido de Riquelme que fue a Bienvenidos a Bordo

Pero luego, el participante se puso a hablar con la tonada característica del vicepresidente de Boca, lo que le permitió acertar a la conductora. “¿Sos Román? ¡Es Román Riquelme!”, exclamó, feliz por haber adivinado. Cabe destacar que Fernandez se reconoce como hincha del Xeneize y por eso, pidió a todos los hinchas de Boca en el estudio que levantaran la mano.

Solo Valentina lo hizo, mientras que Francesca y Hernán Drago ponían cara de pocos amigos. Pero Fernández no aflojó y, con la música de los cantos de la hinchada de fondo, hizo la mímica como si estuviera en la tribuna. Mientras tanto, el modelo la imitaba, pero no podía cambiar la cara de fastidio, algo muy común en el juego diario del programa de televisión.