Sociedad | Merlo | River Plate | Ituzaingó

Merlo: la otra conexión de Aliendro con River y Gallardo

La actual figura de River pasó por Ituzaingó de 2013 a 2014, pero también tiene otro vínculo muy fuerte con el Oeste y el mismísimo Marcelo Gallardo en Merlo.

Rodrigo Aliendro, que nació en la localidad de Merlo hace 32 años, está causando sensación entre toda la hinchada de River Plate gracias a sus fantásticas actuaciones en el último tiempo, tanto en la Copa Libertadores como en la Liga Profesional, e incluso ya se ganó su primera ovación en el Estadio Monumental.

Es sabido que entre 2013 y 2014, a causa de un préstamo desde Chacarita Juniors, el mediocampista disputó la Primera C con el Club Atlético Ituzaingó (CAI) y, como esa es una categoría semiprofesional, tuvo que trabajar de delivery de pizza por las noches para mantenerse, pero ese no es su único vínculo futbolístico con el Oeste y el propio Millonario.

Aliendro Merlo.jpg
Aliendro en la fundación de Gallardo en Merlo.

Aliendro en la fundación de Gallardo en Merlo.

Resulta que el volante se formó en la escuela y fundación que el mismísimo Marcelo Gallardo creó en Merlo allá por 1999, justo antes de irse vendido al Mónaco de Francia. En ese establecimiento se destacó con la categoría 91 bajo el apodo de "Pety".

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

El descubrimiento fue realizado por un hombre llamado Martín Palacio y quien en ese momento era el suplente del ex Colón y Atlético Tucumán, ya que reconoció que "era el mejor del equipo" por lejos.

image.png

La Fundación Marcelo Gallardo tenía sede sobre la calle Aristóbulo del Valle al 1.179, entre la Avenida Calle Real y 1 de Mayo, y supo darle de comer a 50 niños cada día y permitirles practicar deporte y estudiar inglés a más de 750, siendo uno de ellos Aliendro, pero tuvo que cerrar el 28 de diciembre de 2001 debido al escaso apoyo financiero del Gobierno nacional y el sector privado en medio de la crisis económica.

Según explicó el propio Muñeco en su momento, en los dos años y medio que funcionó la organización todo se mantuvo con capital propio y los 15 mil dólares mensuales que costaba cuidar la infraestructura y pagarles a médicos, profesores, masajistas y traumatólogos que allí trabajaban lo obligaron a darla de baja.