Policiales Merlo | Robo | crimen

Merlo: Prisión perpetua por el crimen del colectivero

El colectivero Federico Rivero fue asesinado en un intento de robo en junio de 2020 en Merlo. Uno de los acusados recibió prisión perpetua.

Sergio Ariel Armoa, de 39 años, fue condenado a prisión perpetua por el crimen de un chofer de colectivos durante un intento de robo en la localidad de Libertad, partido de Merlo, en junio de 2020.

La pena máxima por el delito de "Homicidio criminis causa" en perjuicio de Federico Rivero, de 43, recayó sobre Armoa, quien durante el juicio, en dos oportunidades, amenazó de muerte a la viuda de la víctima, Norma Andrea Caballero, porque lo reconoció como uno de los asesinos.

El Tribunal Oral Criminal (TOC) N° 5 de Morón, integrado por los jueces Marcos Lisa, Julia de la Llana y Gabriel Sotelo, absolvió a Jonathan Alejandro Acosta, de 29 años, y ordenó su "inmediata libertad".

CERRO BAYO

La acusación estuvo a cargo de la fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicios Graciela Biassotii, quien les imputa a los acusados los delitos de "robo agravado por el uso de arma de fuego, portación ilegal de arma de guerra y homicidio criminis causae en concurso real".

Armoa, condenado por el crimen, es reincidente, ya que estuvo preso nueve años y medio por el delito de robo con arma de fuego, añadieron los voceros. El crimen de Rivero ocurrió el 16 de junio del 2020, cerca de las 20, cuando el chofer fue con su mujer a hacer compras a un almacén del barrio.

image.png
Sergio Ariel Armoa, de 39 años, fue condenado a Prisión Perpetua por el crimen de un chofer de colectivos en Merlo.

Sergio Ariel Armoa, de 39 años, fue condenado a Prisión Perpetua por el crimen de un chofer de colectivos en Merlo.

El caso

Según contó la viuda a la policía, ambos se trasladaban en su Renault Sandero azul y se detuvieron en un comercio situado en Sucre, entre Esquiú y Finochietto, del barrio La Blanquita, en Merlo, donde ella bajó a comprar una gaseosa mientras su marido se quedó a bordo del auto en marcha.

En esas circunstancias, Rivero fue abordado por dos asaltantes que quisieron robarle, aunque se resistió e intentó bajar del rodado.

"Ahí siento el tiro y el grito de él", recordó la mujer que estaba a pocos metros y que, al regresar al auto, encontró a su marido caído hacia un costado, con medio cuerpo colgando hacia afuera, ya que los asaltantes intentaron sacarlo para llevarse el rodado.

La mujer alcanzó a sacar la llave del vehículo y forcejeó con uno de los ladrones, quien escapó con su cómplice tras apoderarse de los teléfonos celulares de la pareja, de una riñonera con 500 pesos y documentos que estaban al lado de la palanca de cambios.

Caballero llevó a su esposo herido hasta el hospital Eva Perón, aunque Rivero sufrió tres paros cardíacos cuando era intervenido y murió debido a que el proyectil que lo impactó le ingresó por la axila a la altura del hombro derecho y le afectó los pulmones y el corazón.

Temas