Actualidad Moreno | Nación | obra

Moreno: están cerca de terminar la planta de transferencia

El flamante espacio tratará cerca de 400 toneladas de desechos de los vecinos de Moreno por día y ya registra un avance superior al 50%.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación anunció que la construcción de la futura planta de transferencia de residuos sólidos urbanos en la localidad de Moreno está cada vez más cerca de terminarse y que en los últimos días ya se superó más de la mitad de la obra.

En concreto, el avance es del 60% en lo que respecta a la estación de transferencia, la oficina de control, la sala de monitoreo de de balanza y la de recolectores y sanitarios de 1.800 metros cuadrados, todo financiado por un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que suma un total de 435 millones de pesos.

image.png
Así avanza la obra de la planta de transferencia de residuos sólidos urbanos de Moreno.

Así avanza la obra de la planta de transferencia de residuos sólidos urbanos de Moreno.

Este espacio, ubicado sobre la calle Atahualpa al 1.001, entre Don Bosco y Diario La Prense, barrio Lomas Verdes de la localidad de La Reja, va a tener una capacidad para procesar cerca de 400 toneladas de desechos por día y buscará mejorar los sistemas de recolección y reducir los costos de traslado hacia el centro de disposición final situado sobre el Camino del Buen Ayre, que opera la Coordinación Ecológica Área Metropolitana Sociedad del Estado (CEAMSE).

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

El complejo también estará compuesto por un sector de acceso y de pesaje, una playa de descarga de basura, un edificio de tratamiento de lixiviados y todas las instalaciones auxiliares necesarias para su funcionamiento, tales como oficinas administrativas, vestuarios, baños, talleres y un salón de usos múltiples (SUM) con cocina y comedor.

Moreno.jpg

Cabe recordar que esta planta no es un basural ni un centro de disposición final, sino uno logístico de transporte de residuos sólidos urbanos, por lo que no contará con una acumulación permanente de desechos y se estima que la generación de olores "no será considerable".

A su vez, dentro del terreno existirá un sistema de canaletas colectoras conectadas con un reservorio de recolección que recibirá los líquidos generados en los compactadores, el cual será periódicamente descargado por un operador y no existirán vuelcos a cuerpos de agua ni riesgo de contacto con el suelo ni las napas subterráneas.