Negocios Mudanza | familia |

¿Cómo embalar para una mudanza?

Te contamos cómo embalar cada artículo de tu hogar para que cuando lleguen los camiones de mudanza esté todo debidamente preparado.

Sea para iniciar una vida en pareja, independizarse, agrandar la familia o vivir más cerca del lugar de trabajo o estudio, mudarse es, sin dudas, uno de los momentos más importantes en la vida de una persona.

Aunque se trate de un movimiento para mejorar la calidad de vida, no podemos negar que cambiar de hogar puede ser una experiencia bastante estresante, principalmente por la cantidad de elementos que es necesario embalar para llevar al nuevo lugar de residencia.

Si bien cada vez son más las personas que eligen empresas especializadas en este procedimiento de Mudanzas – Transportes argentinos, hay quienes prefieren guardar sus pertenencias ellos mismos, sin intervención de terceros.

CERRO BAYO

Mudanza: cómo embalar cada elemento

¿Tenés que mudarte? ¿No tenés posibilidad o tiempo de contratar una empresa especializada? A continuación, te contamos cómo embalar cada artículo de tu hogar para que cuando lleguen los camiones de mudanza esté todo debidamente preparado.

Mesas, cómodas, bibliotecas y armarios

No está demás decir que antes de embalarlos es preciso vaciarlos por completo para que pesen menos y sean más fáciles de transportar.

Una vez vacíos hay que verificar si se pueden desmontar o no. Caso sea posible, no te olvides de guardar todas las piezas pequeñas como tornillos, tuercas y similares para no extraviarlas. Si querés, podés anotar la disposición de las partes para evitar problemas al momento de rearmarlo.

Si no se pueden desarmar, entonces los tenés que envolver en sábanas, frazadas o mantas para que no se rayen y poner especial atención en resguardar las esquinas, poniéndoles un material para que las puntas no se sobresalgan.

Además, cerrá los cajones con cinta adhesiva para que no se abran y arruinen los muebles.

Sillas, sillones y sofás

¿No querés que se ensucien? Envolvelos con plástico film para que no solo no se expongan al polvillo, sino que tampoco sufran rayones o rasguños.

Si tienen elementos que se pueden desmontar, como patas o almohadones, sacalos antes de envolverlos para que no se manchen ni se extravíen al trasladarlos y ponelos en bolsas de plástico transparentes para poder identificarlos rápidamente.

Colchones y almohadas

En el mercado se venden fundas de plástico especialmente diseñadas para su traslado. Estos productos evitan que se manchen y se rasguen.

De esta forma, llegarán intactas al nuevo hogar y estarán listas para ser usadas en la noche siguiente.

Ropa y textiles

Si bien se venden fundas para ropa, es habitual que las personas coloquen sus prendas de vestir en valijas y bolsos como si se estuvieran yendo de viaje.

No obstante, las fundas pueden ser útiles en el caso de trajes o vestidos de fiesta, ya que son elementos delicados que no pueden ser doblados porque pueden arruinarse.

Electrodomésticos línea blanca

Por último, para transportar electrodomésticos voluminosos como heladeras, lavarropas o freezers es necesario proteger sus esquinas con papel recubierto de cinta adhesiva o similares para que se forme una especie de almohadilla, así como también embalarlos con plástico con burbujas o cartón para que no se arruinen si se golpean.