El expiloto de Ituzaingó que se convirtió en el capellán de la cárcel local

Horacio tiene más de 9 mil horas de vuelo y es veterano de Malvinas, pero ahora se dedica a atender a los presos y guardiacárceles del penal de Ituzaingó.