Sociedad | Niños | familia | Programa

¿Cómo hablar a los niños de la muerte?

Psicoanálisis para la comunidad, en esta nota se intenta resolver la incógnita: ¿Cómo hablar a los niños de la muerte?

Sabemos que hablar ciertos temas con los niños por momentos se nos hace muy difícil a los adultos, sobre todo temas como la muerte que desconocemos, ya de por sí hablar de algo que no sabemos nos genera angustia. Pero es importante conversar con los niños de la muerte. Alrededor de los tres años aproximadamente cuando comienzan a preguntar por la diferenciación sexual puede que aparezcan también las dudas respecto de que es la muerte. Es importante que los padres no se guarden al silencio o esquiven estas preguntas, ya de por sí en esta edad estas dudas no generan angustia en los niños sino más bien curiosidad. La psicoanalista Dolto quien en su programa de radio respondía preguntas que los padres enviaban, aconsejaba que una posible explicación de la muerte es "morimos sencillamente porque vivimos" y planteaba que a los niños los calmaba frases como "quédate tranquilo solo morimos cuando hayamos terminado de vivir".

Ante la muerte de un familiar o una persona querida para el niño y para la familia, es conveniente hablar de lo ocurrido, evitar los silencios, ya de por si el niño se da cuenta que algo ocurre con la ausencia de esa persona, con las caras de los familiares y no dar palabras a ese momento va a generar confusión. Los niños tienen que poder ser incluidos desde la palabra, explicándoles lo que ocurrió, llevándolos al cementerio o donde puedan comenzar a entender dónde está esa persona que murió. La información que reciben es sumamente importante porque les permitirá comenzar a elaborar la pérdida, iniciar el duelo. Donald Winnicott pediatra y psicoanalista planteaba la necesidad de que el ambiente que rodea al niño le preste apoyo y sostén mientras se efectúa la elaboración del duelo.

columna roxana2.jpg
¿Cómo hablar a los niños de la muerte?

¿Cómo hablar a los niños de la muerte?

Es frecuente observar en el consultorio, niños que presentan síntomas y cuando investigamos desde que momento comenzaron, los familiares cuentan que fue desde la muerte de un familiar, momento del cual nunca le dijeron la verdad de lo ocurrido. Se fue de viaje, está internada, o simplemente no se habla del tema. Generalmente muchas personas piensan que el niño no se da cuenta, que son chicos para hablarles de lo que paso, que para que contarles si podemos evitar esa angustia y la realidad es que es sumamente importante contar lo ocurrido, con la verdad.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Por otro lado, a veces la muerte no se elabora con un ser querido solamente, sino puede ser la mascota, y hasta su peluche o su juguete preferido, para los niños estos seres u objetos son amados y su pérdida también genera un duelo, por eso muchas veces necesitan entender qué ocurrió con ese perrito darle un entierro, explicarle lo que pasó, o respetarles guardar ese juguete, aunque este roto, sucio o viejo para los adultos, son parte de este proceso de duelos que los niños necesitan atravesar.

De nuevo como en varias ocasiones repito en las columnas lo importante que es acompañar a los niños en su crecimiento, en la elaboración de sus angustias. Los niños precisan de los adultos para elaborar sus duelos.

Lic Roxana Gonzalez

MP 83089

@roxanagonzalezpsicologa