Actualidad

Odontólogos en pandemia: Profesionales contagiados, protocolos y aumento de insumos

El sector odontológico fue uno de los tantos que debió preparar sus protocolos para volver a atender. Teniendo en cuenta que trabajan con una zona del cuerpo por la cual puede producirse el contagio, deben apelar a la responsabilidad de los pacientes y extremar los cuidados con equipamiento desinfección de los consultorios.

Rubén Manes es vicepresidente de la Asociación Odontológica del Oeste y en dialogo con Viví el Oeste, detalló cómo debieron modificar su día a día: “En cuanto a la vestimenta, el odontólogo tiene que usar cubre zapatos, camisolín, cofia, barbijo (el k95), la máscara y guantes”.

Al paciente se lo viste con cofia camisolín y cubre zapatos. “Cuando el paciente viene a la consulta, solo ya que en la sala de espera no debe haber nadie por el distanciamiento social, tenés que desinfectar todas las superficies, tanto la sala de espera y consultorio” continuó.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

 El tiempo de espera entre paciente y paciente es de 25 minutos, cuando el consultorio debe permanecer con las ventanas y puertas abiertas para ventilarse. “Esto lo que hace es que el tiempo de trabajo entre paciente y paciente sea de una hora. No es como antes que en una hora podrías atender a 3 pacientes” explica Manes.

Consultado sobre cómo afectó la pandemia a este sector, el odontólogo detalla: “Nos afecta desde lo económico porque es muy difícil trasladar el tiempo que queda ocioso, ninguna obra social va a pagar el tiempo entre paciente y paciente. En cuanto a la obras sociales, el equipo de protección hay muchas obras sociales que no la están cubriendo y este es un punto que lo estamos reconveniando porque nadie puede dudar de la obligatoriedad del uso del EPP”.

Al comenzar a atender, empezar a aplicar un modelo denominado “módulo COVID” donde estaba garantizada la vestimenta del paciente y del profesional en un monto. “Por ejemplo en IOMA se abonaba $3000. Hay que ver qué es lo que deja el ministerio” detalla Manes.

El ministerio de Salud recomendó que las atenciones se limiten a urgencias y emergencias. “Esas actividades están tabuladas, el paciente tiene que estar justificado”. “La secretaria me pasa el comunicado telefónico y si es para medicar se médica, si el dolor no baja, concertamos una consulta recién pasada la semana”.

“Antes de que se concrete la visita, hay que llamar al paciente y preguntarle cómo está de salud, su familia, etc. Es un cuestionario parecido al de la aplicación CUIDAR, y tiene mucho que ver con la conciencia del paciente. Si dice que está resfriado, posponemos la visita. Si están las condiciones dadas, el paciente concurre al consultorio, con el protocolo correspondiente” continuó.

En este sentido, el vicepresidente de la institución señaló que si, por ejemplo, “hoy quieren un implante te tengo que decir que no. Un control tampoco, para que no circulen en la calle. Hoy se puede atender urgencia y emergencia. Dios quiere que en octubre podamos volver”.

A pesar de los protocolos que indican únicamente la atención de impostergables, la demanda contenida de otras prácticas se hará presente con el correr del tiempo. “Por ejemplo obturación el arreglo de caries) por ejemplo, si algún paciente en Enero/Febrero quedamos en hacerlo en unos meses, y si bien no era grave en ese momento, hoy puede estar causando problemas”.

Manes señala que post-pandemia evaluarán cómo atender esa cantidad de pacientes. “Se atendían 12 pacientes por día y hoy no más de 6. Si tenés una carie tendrás que postergar el arreglo, lo que puede que aguante un tiempo podría requerir un tratamiento de conducto, asique y habrá que clasificar de acuerdo a las necesidades de urgencia”.

Mientras tanto el sector afronta los aumentos de los costos de insumos odontológicos para lo cual hicieron incluso presentaciones judiciales. “Una caja de guantes que en febrero marzo pagamos $300, hoy está entre $800 y $900. Si bien sabemos que el 90% de los insumos son importados y el aumento del dólar, la inflación se le pone a los insumos, se complica mucho que esto no tenga un freno por parte del estado”.

Sin embargo, Manes aclara: “Entendemos que estamos en una pandemia y que estamos en una situación económica en la que quebró el mundo. Pero en la parte nuestra, nuestro granito de arena que es la odontología, que no recibimos ningún subsidio de ningún tipo”.

Por ello, desde la entidad, le brindan a sus socios subsidios de camisolines, cubre zapatos, cofias, barbijos, para que el odontólogo pueda trabajar. “Ahora estamos dando un subsidio para los odontólogos que lamentablemente se infectaron con COVID. Hicimos un convenio con Dim para que todos los odontólogos socios y federados, tengan la posibilidad de hacerse el test serológico como el hispado al 50% del valor” finalizó el profesional.