Actualidad Oeste | Merlo | González Catán

Oeste: empezaron escuelas abiertas de verano en dos cárceles

Un par de unidades penales del Oeste dieron inicio al programa educativo estival para que alrededor de 100 presos no dejen de estudiar durante el receso.

El Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) anunció el inicio de la edición 2024 del programa Escuela Abierta de Verano (EAV) en dos de las unidades penales que posee en el Oeste: la 43 y la 59, que se ubican en la localidad de González Catán, al sur del partido de La Matanza, y al municipio de Merlo, respectivamente.

Entre ambas suman alrededor de 100 presos que decidieron no dejar de estudiar durante el receso por el verano, de los cuales 20 corresponden a la cárcel situada en la ciudad de Libertad (cruce de las calles Triunvirato y Nicolás Dávila) y los otros 80 a la del barrio San Enrique (Domingo Scarlatti al 5.000).

image.png

Esta iniciativa se implementará en el periodo que empezó el pasado martes, 2 de enero, y terminará el próximo miércoles, 31 de enero, los días lunes, miércoles y viernes entre las 8 de la mañana y las 12 del mediodía con la finalidad de garantizar una alternativa recreativa y pedagógica para los alumnos en un contexto de encierro.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

El propósito del proyecto es el de favorecer la inclusión social, la integración y la promoción de actividades físicas, artístico-culturales y de recreación permitiendo la continuidad en el proceso de enseñanza y aprendizaje, según explicaron desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires.

image.png

En el caso particular del establecimiento matancero, las clases de computación, idiomas y literatura, entre otras asignaturas, se dictan en cuatro salones del sector colegial y el centro de estudiantes interno. "Todos tienen ganas de estudiar, y que tengan la materia en verano hace que sigan con el uso de las computadoras y no pierdan práctica”, sentenció al respecto el profesor de Informática, Juan Scigliano, que serpa el encargado de la cursada junto a las docentes Norma Rodríguez y Griselda Páez.