Padres: ¿Cómo ayudar a los niños con sus tareas escolares?

Compartimos algunos consejos para padres para que puedan acompañar a los niños de manera exitosa con sus tareas escolares.

En la escuela primaria, los niños comienzan a tener tareas escolares para realizar en casa, que refuerzan los aprendizajes del aula y los ayudan a poner en práctica diversas técnicas de estudio. También estimulan la organización individual y la responsabilidad.

Esta práctica se sostiene a lo largo de todo el sistema educativo, por lo que debemos saber de qué manera acompañarlos en el desarrollo de sus deberes. Un acompañamiento inadecuado puede generar frustración, angustia e incertidumbre.

En esta oportunidad, compartimos algunos consejos para padres. Para que puedan acompañar a los niños de manera exitosa con sus tareas escolares y contribuir en sus procesos de aprendizaje.

CERRO BAYO

Resolución de problemas

Si bien no tenemos que estar encima de los niños, es importante que sepan siempre que cuentan con nuestro apoyo cuando se presentan dificultades. Así, ayudaremos a evitar sentimientos negativos, como la frustración.

En el caso de que no sepamos cómo resolver algún problema, siempre podemos utilizar las diferentes plataformas educativas que existen para ello, como Tutorela. Allí contamos con docentes que nos pueden ayudar a resolver la mayoría de los problemas.

Establecer un área de estudio

El lugar donde se realizan los deberes es primordial para favorecer un entorno de trabajo productivo. Los niños más pequeños pueden realizar sus deberes en la cocina o el comedor, mientras los mayores quizás opten por sus habitaciones.

Es importante que nos aseguremos de que el lugar donde se realicen los deberes esté bien iluminado, sea cómodo, cuente con todos los materiales necesarios y se encuentre alejado de posibles distracciones, como la televisión.

Organización y rutina

Los niños deben comprender que las tareas escolares siempre son una prioridad. Para ello, podemos armar juntos un cronograma que establezca las prioridades de estudio y en qué orden se abordarán.

A su vez, para ayudar a la organización de los niños, es muy importante establecer una rutina de trabajo. Realizar los deberes todos los días a la misma hora ayuda a que los niños se acostumbren e incorporen este momento como parte de sus vidas cotidianas.

Alentar y acompañar

Nuestra actitud hacia los deberes puede ser determinante sobre la manera en la que los niños se relacionan con ellos. Es importante demostrar firmeza y seguridad pero siempre de la mano de una palabra de aliento.

Regañarlos muy seguido no va a ayudar a que se vinculen con las tareas escolares de manera agradable. Tampoco si los presionamos o nos enfocamos mucho en la obtención de resultados. Es preferible transmitir la importancia de los deberes desde un lugar divertido y ameno.

Comunicación con la escuela

Por último, es fundamental mantener una comunicación asidua con la escuela, para saber en qué situación se encuentran los niños y qué contenidos están trabajando. Debemos asistir a las reuniones con los docentes de manera periódica.

Si notamos dificultades en la realización de las tareas en casa, también debemos comunicarlo al maestro para que preste atención en clase y pueda reforzar los conocimientos pertinentes. Así, todos contribuiremos al aprendizaje de los niños.