Sociedad | Parque San Martín | Merlo | Municipio

La resurrección de Chiquito, un perro de Parque San Martín rescatado de un basural

El animal estaba por morir en un pozo crónico de Parque San Martín hasta que fue salvado por trabajadores municipales de Merlo: "Hoy está recuperado y feliz".

El secretario de Delegaciones del Municipio de Merlo, Mauricio Canosa, compartió durante los últimos días un nuevo caso exitoso de rescate y habilitación para con un perro que sus trabajadores encontraron, en este caso, en la localidad de Parque San Martín mientras limpiaban un pozo crónico de basura de un terreno baldío.

image.png

Se trata de Chiquito, quien fue encontrado a mediados de mayo, a punto de perder la vida y con varios problemas en su hocico y las patas traseras por sus empleados, que no dudaron en socorrerlo bajo la tutela de Claudia Lizarraga, la titular de la delegación de esa ciudad en particular.

Primero le dieron de comer tanto por la vía oral como mediante una inyección y después empezaron a medicarlo con lo que le recetó el veterinario. Esa primera semana la pasó adentro de la casa de la mujer y a principios del corriente mes comenzó a caminar y salir al aire libre.

FV Jun24 790x100.gif
LA PERLA LARGO
image.jpg
Chiquito y Claudia, su rescatista de Parque San Martín.

Chiquito y Claudia, su rescatista de Parque San Martín.

"Lo cuidaron con el amor y dedicación que él merece y hoy está recuperado y feliz. Estas son las acciones que nos definen como personas. Felicitaciones, compañeros, por su actitud solidaria", sentenció al respecto Canosa.

Otro reciente rescate animal en Merlo

En abril pasado, la mencionada cartera comunal salvó a una yegua que era usada por sus dueños para robar casas, ya que ellos se subían a su lomo y así lograban trepar los paredones y las rejas con fines delictivos y/o vandálicos, además de someterla a un constante maltrato expuesto en los golpes y las mataduras que tenía en el cuerpo y su bajo peso nutricional.

image.png

Es por eso que los empleados la trasladaron a un santuario donde, junto con otros caballos, va a poder recuperarse y recibir comida y agua todos los días hasta ser dada en adopción y así tener una vida mejor bajo la tutela de alguien más.