Policiales Rafael Castillo | La Matanza | justicia

Rafael Castillo: clausuraron los calabozos de la Comisaría

La Justicia hizo lugar a un hábeas corpus y ordenó clausurar los calabozos de la Comisaría de Rafael Castillo "hasta que se realicen los arreglos adecuados".

Luego de la presentación de un hábeas corpus, la Justicia provincial decidió clausurar todos los calabozos de la Comisaría Oeste Tercera de la localidad de Rafael Castillo, al sur del partido de La Matanza, que se localiza en la calle Méndez de Andes al 1.752, entre General Capdevila y Santa Cruz, a dos cuadras de la estación del Belgrano Sur.

La resolución, labrada ayer, sostiene que este cierre se debe mantener "hasta tanto se lleven a cabo las reparaciones y arreglos adecuados" y que todas las personas que están detenidas allí tienen que ser trasladadas a otras seccionales de la Jefatura Departamental "en el término perentorio de 24 horas".

image.png
La resolución que clausuró los calabozos de la Comisaría de Rafael Castillo.

La resolución que clausuró los calabozos de la Comisaría de Rafael Castillo.

A su vez, se instó al Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) a que "en el plazo máximo de 15 días se proceda al alojamiento en unidades carcelarias a los arrestados" en el lugar, que son un total de 32 (uno de ellos hospitalizado) pese a que su capacidad es mucho menor.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Otro de los puntos de la orden señala el caso puntual de dos presos, cuyas iniciales son M.R.V. y D.F.M.: "A fin de considerarlo pertinente, reciban el tratamiento médico adecuado por las enfermedades y/o lesiones que padece. La sede policial deberá disponer de los medios necesarios para que en la fecha los nombrados reciban la asistencia adecuada".

image.png

La sobrepoblación y las malas condiciones de detención en las comisarías del Oeste no son una novedad, ya que hace algunas semanas se produjo un motín en la de Cuartel V (Moreno) y lo mismo sucedió en otra de la Matanza como la Noreste Sexta (Villa Celina).

En el primer caso, los privados de su libertad no agredieron a ningún efectivo y lograron su cometido de ser trasladados a alcaldías y unidades penitenciarias, pero en el segundo todo terminó en tres fugas.