Que sale

Que sale: La reinversión de una cervecería de Hurlingham para adaptarse a los nuevos protocolos

Lupulo’s es una reconocida cervecería que noche tras noche es concurrida por vecinos que se acercan a los pasillos de Paseo Florido para disfrutar de una experiencia gastronómica. Sin embargo, las nuevas restricciones obligaron al comercio a reinventarse y pensar en una forma nueva de garantizar sus servicios.

En diálogo con Viví el Oeste, Analía señaló que el proyecto “nació en 2017 como una herramienta para dejar nuestros trabajos bajo relación de dependencia y como un primer pasito para llegar al objetivo final que es la gastronomía. En un principio éramos sólo una estación de recarga, pero ante la demanda de nuestros clientes incorporamos dos mesitas para probar y nunca pensamos que la respuesta iba a ser tan buena”.

“Lupulo’s siempre fue pensado como un lugar de paso, por eso la oferta gastronómica no es la que habitualmente se encuentra en las cervecerías”, señaló la emprendedora.

Por ejemplo, en verano ofrecen picadas, en invierno cazuelas calientes, y durante todo el año pizzas y empanadas especiales que son una marca registrada en el local. “Entre ellas hay empanadas rotiseras de mollejas al verdeo, de chorizo a la pomarola, morcilla o de asado con chimichurri, entre otras”.

La cerveza en oferta corresponde a cerveceros artesanales de renombre muchos de ellos con varios premios en su haber. “El año pasado también incorporamos el gin tonic  con una muy buena respuesta y para fin de año nuestros clientes siempre esperan la sidra artesanal”, detalló.

“El lugar ofrece un ambiente súper tranquilo dentro del paseo de compras Paseo Florido con seguridad privada. Su ubicación hace que las familias se encuentren cómodas ya que sus hijos pueden correr y jugar sin ningún peligro y sin molestar a nadie, y que cualquier persona que quiera un momento relax lo obtenga ya que está alejado de las avenidas y la estética del paseo recuerda a ciertos lugares del sur del país o de la costa atlántica”, continuó Analia.

“Ir a Lupulo’s es como ir a lo de un amigo o un familiar, porque el personal logra establecer cierto vínculo con el cliente y esa es otra cosa que suele diferenciarnos del resto” afirmó, pero reconoció que con la pandemia hubo cosas que se perdieron, “como “hacer barra”, pero nuestros clientes siempre nos acompañaron, nos acompañan y hace que todo sea un poquito más fácil.”

Lupulos

La emprendedora afirma que nunca tuvieron problemas “en hacer que se respeten los protocolos y en momentos que no se puede ir al local acompañan mucho con el delivery o take away o recomendandonos a sus allegados o, incluso, dándonos una mano en el mantenimiento del local”.

“Hablar hoy del futuro es muy difícil, nos encanta lo que hacemos y seguiremos haciéndolo y yendo hacia nos lleven nuestros clientes como hasta ahora”, reconoció la hurlinghense.

Para finalizar,  respecto a las nuevas medidas, explicó: “Cumplimos con la bajada de línea, seguimos respetando los protocolos y trataremos de hacer nuestro máximo esfuerzo para mantener el local y a nuestro personal a flote. No creemos que esto termine el 30/04, así que el trabajo diario lo encaramos pensando en que se vienen unos meses difíciles también en lo económico”.


Dejá tu comentario