Sociedad | Ramos Mejía | La Matanza | Tren Sarmiento

Ramos Mejía: Agustín Ferrando Balbi sigue haciendo historia

Agustín Balbi nació en Ramos Mejía, fue el primer argentino que ganó una estrella Michelin en Asia y ahora volvió a estar entre los mejores 100 chefs del mundo.

Agustín Ferrando Balbi vive en Hong Kong, pero comenzó a interesarse por el mundo culinario a los 14 años, cuando en un verano hizo una changa como bachero (o lava copas) en un restaurante de la localidad de Ramos Mejía, al norte del partido de La Matanza, ubicado en la esquina de la Avenida General San Martín y la calle Sarmiento.

“Cuando entré a la cocina, percibí una atmósfera que me encantó. La adrenalina que ahí se vivía fue un shock. Al momento de empezar las clases, volvía a casa, hacía la tarea y me iba a hacer el servicio. Lavaba platos o hacía lo que podía. Me encantaba y dije quiero 'esto para mí'", contó a principios de este año en una entrevista con Clarín.

image.png
Agustín Ferrando Balbi, de Ramos Mejía, junto a sus hijos y esposa japoneses.

Agustín Ferrando Balbi, de Ramos Mejía, junto a sus hijos y esposa japoneses.

Sin embargo, el oriundo del Oeste no solo se quedó en el hecho de trabajar en dicho campo, sino que fue por más: la organización The Best Chef dio a conocer su ranking de 2022 hace unas semanas y su nombre aparece en el puesto número 61.

FV JULIO EPU
caba septiembre

Cabe recordar que Balbi debutó en este top hace tres años, cuando se ubicó en el 87° lugar, mientras que en 2021 ocupó el 55°. A su vez, en 2019 también fue premiado como Mejor Talento Joven del Mundo y en 2020 se transformó en el primer argentino que ganó una estrella Michelin (el Balón de Oro de la cocina) en Asia gracias a su propio restaurant llamado Ando.

image.png

Sin embargo, el vecino de Ramos Mejía no es el único representante nacional en esa prestigiosa lista, ya que Mauro Colagreco (22°) y Paulo Airaudo (85°) también figuran en el top 100 que distingue a los mejores chefs de todo el planeta. Uno de ellos proviene del Oeste y nació a pocos metros de las vías del Tren Sarmiento, por más inverosímil que suene.