Actualidad San Justo | vecinos | La Matanza

San Justo: falleció la hermana Clementina

A sus 91 años falleció Clementina Sacks, la histórica monja de San Justo y generó un gran pesar entre los vecinos de la comunidad.

Dolor y tristeza entre la comunidad religiosa y los vecinos de San Justo. La hermana Clementina falleció esta semana a los 91 años y cientos de personas la despidieron con emotivos mensajes en las redes sociales. "Con mucho dolor les comparto que nuestra querida hermana Clementina ha pasado de este mundo a la casa del Padre. Rezamos confiados al Señor por su eterno descanso pero también agradecidos por el don de su vida y por todo el bien que le hizo a a nuestra diócesis de San Justo", expresaron desde la Parroquia María Auxiliadora.

El velatorio se realizó en la Catedral y la misa fue llevada a cabo por el obispo de la diócesis de San Justo. Clementina era la directora del Colegio Santa Rosa de Lima, histórico establecimiento que funciona en la ciudad cabecera de La Matanza desde el año 1925. "Una persona incansable, de pensar cada detalle, de enorme generosidad, una vida dedicada a la Iglesia, a la Educación, a esta Diócesis", expresaron desde Jurec San Justo.

En noviembre de 2017, la hermana Clementina recibió un reconocimiento por su trayectoria y trabajo realizado en esta diócesis de San Justo. La entrega se hizo en la Universidad Nacional de La Matanza y la hermana se había mostrado muy emocionada por esto.

terramalal
Hermana San Justo.jpg
En 2017 la habían premiado por su trabajo en la diócesis de San Justo

En 2017 la habían premiado por su trabajo en la diócesis de San Justo

Los vecinos de La Matanza no pudieron salir de su asombro debido a lo repentino de la noticia en el comienzo de la semana. "Gracias al cielo por la entrega incansable de nuestra querida Hermana Clementina. Una gran compañera y guía en cada momento de nuestro paso por el querido Colegio Santa Rosa", expresó una ex alumna del establecimiento.

La congregación que integraba Clementina está presente en La Matanza desde principios de Siglo XX y además la monja llevaba más de una década en la Jurec de San Justo.