Policiales San Justo | Robo | La Matanza

San Justo: violento robo en la puerta de su hogar

Una familia sufrió un robo en la puerta de su domicilio en la localidad de San Justo, partido de La Matanza. El hijo mayor recibió un culatazo en la cabeza.

Otra vez un hecho de inseguridad conmociona a los vecinos de La Matanza, luego de que una familia de San Justo viviera minutos de terror al ser abordada por un grupo de delincuentes cuando volvían a su hogar luego de disfrutar una cena, en la noche del miércoles, 24 de enero.

Todo quedó registrado por las cámaras de seguridad de los vecinos de la zona. Allí, se observa que el grupo familiar había llegado a su vivienda un poco antes de la medianoche y mientras el conductor estaba dejando el vehículo en el garage y su esposa cerrando el portón son abordados por los ladrones, que llegaron en otro rodado de color blanco.

violento robo en san justo 2.png
San Justo: violento robo en la puerta de su hogar.

San Justo: violento robo en la puerta de su hogar.

En medios de los gritos, cuatro delincuentes armados los abordaron y sin mediar palabra le apuntaron a uno de los hijos del matrimonio a quien le pegaron en la cabeza y le produjeron una herida sangrante.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Los vecinos activaron la alarma vecinal para intentar persuadir a los ladrones y que desistieran del hecho delictivo. En ese momento, los delincuentes desisten del robo del vehículo pero le quitan todas las pertenencias al grupo familiar, y antes de huir le pegaron un culatazo al hijo menor del matrimonio.

Embed - En segundos, les robaron todo en la puerta de su hogar en San Justo

El relato de las víctimas del robo en San Justo

Damián, padre de familia, recordó que los ladrones les apuntaron a todos con las armas de fuego "diciendo te voy a matar, te tiro, te tiro y ahí avanzaron. Nos quisieron golpear con las armas, a mi hijo más grande lo golpearon".

Respecto al accionar de la policía el vecino explicó: "Tengo la computadora conectada con el celular y lo veía en el mapa en tiempo real por donde se movían. Apareció el móvil, les dije que estaban a diez cuadras era cuestión de seguirlo, pero no hay interés, no hay intención".

Por su parte, Silvina, madre del grupo familiar sostuvo: "Somos más. Las personas de bien somos más. No pueden los delincuentes encerrarnos, no pueden matarnos por un celular ni por ningún motivo. Somos nosotros el Estado, no ellos. No son ellos. Somos más y entre todos podemos".