Sociedad | Ciudad Evita | escuela | San Justo

Abrió en la "Ciudad Evita popular" la primera escuela pública de su historia

Esta escuela tiene los niveles inicial, primario, secundario y para adultos y atiende una demanda histórica de los cinco barrios populares de Ciudad Evita.

La Diócesis de San Justo y la organización "Cáritas Argentina" inauguraron a principios de esta semana la Escuela Beato Gabriel Longueville y Mártires Riojanos, la primera de toda la historia ubicada en los cinco barrios populares que componen a la localidad de Ciudad Evita, al sur del partido de La Matanza.

image.png

Ellos son Gauchito Gil, 22 de Enero, Un Techo para Todos, Tierra y Libertad y 28 de Octubre, que ahora tienen la posibilidad de estudiar en los niveles inicial, primario, secundario y para adultos sin tener que irse muy lejos de su entorno, algo que se les dificultaba mucho a los vecinos en, por ejemplo, los días de lluvia como los que transcurrieron recientemente.

Este colegio público fue construido en lo que antes era la primera capilla local, ubicada justo en el cruce de las calles Las Magnolias y Los Crisantemos, gracias a un trabajo conjunto entre el Obispado, la Secretaría de Integración Socio Urbana (SISU) del ex Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y la Congregación de los Misioneros de los Sagrados Corazones, entre otras entidades gubernamentales y religiosas.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO
image.png

Una salvación para los chicos de esa zona de Ciudad Evita

"Este proyecto educativo comenzó a soñar con una casa grande para alojar la vida y que pueda recibir a niños y jóvenes en un nuevo jardín, primaria y secundaria, así como también a las actividades que ya se vienen llevando a cabo en la sede. Por ello, ese sueño se concreta con la construcción de un edificio que es un orgullo para nosotros", sentenciaron al respecto desde la comunidad de la Parroquia San José, otra de las impulsoras de la obra.

image.png

A su vez, el lema que la acompaña es "Voy con vos" y su nombre homenajea aun sacerdote francés y misionero en la provincia de La Rioja que le dijo esa frase al franciscano Carlos Murias pocos meses después del comienzo de la última dictadura-cívico militar.