Sociedad | Haedo | Tren Roca | tren

Haedo-Temperley: el deterioro de un ramal clave en el Oeste

La única conexión en tren directa del Oeste con el sur es el ramal Haedo-Temperley, pero en la última década sufrió un importante deterioro en muchos aspectos.

El ramal Haedo-Temperley del Tren Roca, conocido popularmente como "La Chanchita" es la única conexión directa en transporte público que tiene el Oeste con la zona sur del Gran Buenos Aires, pero en los últimos 10 años sufrió un importante deterioro en muchos aspectos, sobre todo en la cantidad de servicios que ofrece por día.

El usuario de Twitter @Calacap1 compartió en su cuenta un cuadro comparativo entre las frecuencias que ofrecía la línea en dicho corredor durante 2013, cuando todavía era operada por la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia Sociedad Anónima (UGOFE SA), ahora disuelta y con sus prestaciones absorbidas por Trenes Argentinos, y este año.

image.png
El deterioro del ramal Haedo-Temperley.

El deterioro del ramal Haedo-Temperley.

Allí, se aprecia como en una década se redujo el número de recorridos diarios en un 60% (de 18 a siete) y con un tiempo de viaje paradójicamente mucho mayor, ya que lo que antes tardaba alrededor de 50 minutos en unir las dos cabeceras ahora lo hace en algo más de una hora.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Este notorio desgaste se suma al hecho de que entre octubre de 2019 y abril de 2021 el ramal estuvo interrumpido debido a un socavón en el terraplén a la altura del kilómetro 35 (Ingeniero Budge) y que actualmente solo funciona entre las 7 de la mañana y las 19 horas.

image.png

Previamente, este tren incluso llegaba hasta la ciudad de La Plata y de vez en cuando a Luján, aunque su capacidad operativa se redujo al mínimo ya que en la actualidad solo cuenta con una formación disponible. A su vez, la gran mayoría de sus estaciones y apeaderos se encuentra en un estado ruinoso (muchas de ellas apenas son tablones que ofician de plataformas) y sus vías están bajo la permanente amenaza de ocupación por parte de las familias que allí instalan sus precarias viviendas.

Pese a la agonía de La Chanchita, muchos pasajeros que trabajan de cartoneros o en el Mercado Central se resisten a dejarlo morir dado que es su único medio de transporte, en donde llevan sus carros con productos para venderlos en sus barrios de La Matanza y Lomas de Zamora.

image.png
Kilómetro 34, una de las paradas del ramal.

Kilómetro 34, una de las paradas del ramal.

El dinero recaudado les sirve para alimentar a sus familias en el día, por lo que sin el tren, no comen. Sin embargo, el Haedo-Temperley cada vez agoniza más y corre peligro de terminar como su par del Belgrano Sur (el Aldo Bonzi-Puente Alsina, interrumpido desde 2017 y sin signos de reabrirse).