Negocios tecnología | AFIP | Argentina

¿Qué son los controladores fiscales de Nueva Tecnología?

La tecnología, o mejor dicho sus avances, también es uno de los factores claves a la hora de facturar o hacer presentaciones al fisco. Argentina no es ajena a este fenómeno.

En diferentes países del mundo, las leyes impositivas van cambiando de acuerdo a la evolución del mercado económico y financiero, así como también de los patrones de consumo de los diversos clientes.

La tecnología, o mejor dicho sus avances, también es uno de los factores claves a la hora de facturar o hacer presentaciones al fisco. Argentina no es ajena a este fenómeno.

De acuerdo a lo explicitado en la disposición 4191-E/18 de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), a partir del 2021 todos los locales comerciales del territorio argentino tienen la obligación de migrar hacia los controladores fiscales de nueva tecnología, modernizando los equipos. Vemos de qué se trata esta iniciativa.

terramalal

Qué son los controladores fiscales

Un controlador fiscal es un aparato homologado por el órgano competente, en este caso AFIP, que tiene como objetivo dejar registro de cada una de las ventas que lleva a cabo el comercio y que, además, emite tickets que tienen validez fiscal.

Al utilizarlos, el beneficio es doble: el consumidor final obtiene un comprobante físico de su adquisición y el fisco tiene un registro fidedigno de cada una de las operaciones para disponer de estos datos cuando así lo requiera.

Los controladores fiscales pueden ser usados por monotributistas, responsables inscriptos y sujetos IVA exentos. A partir de la modificación en la reglamentación, estas personas jurídicas pueden elegir entre utilizar un controlador o hacer facturación electrónica.

Veamos entonces de qué se tratan los controladores de vieja y nueva tecnología.

Controladores fiscales de vieja tecnología: por qué reemplazarlos

Este tipo de controladores son básicamente impresoras fiscales que emiten e imprimen el diario Z en papel.

En la normativa anterior, la AFIP exigía que la cinta testigo se guardara por al menos 10 años, generando una gran cantidad de papeles que ocupaban espacio en las tiendas.

Para eliminar esta dificultad y facilitar la lectura y el acceso a los registros, el organismo de recaudación determinó que los comercios deben adquirir equipos de nueva tecnología que cumplan con los estándares requeridos, o bien utilizar factura electrónica.

Qué son los controladores fiscales de nueva tecnología y cuáles son sus beneficios

Son aquellos que pueden emitir la documentación en la forma en la cual la requiere AFIP, tanto física como electrónicamente.

Las ventajas de utilizar estos equipos son diversas. En primer lugar, son más económicos ya que su valor no es tan elevado y no requieren tinta para operar, ya que imprimen por tecnología de rollo térmico reduciendo los gastos en cartuchos.

Además, son muchísimo más rápidos, ya que demoran 3 veces menos en imprimir. Esto permite atender mayor cantidad de pedidos en idéntico lapso de tiempo. A su vez, son más silenciosos ya que las impresiones en papel térmico no generan ruidos molestos.

Por último, uno de los beneficios más importantes es que la cinta testigo es digital. ¿Qué implica esto? Que los duplicados son electrónicos y no deben ser guardados en papel, liberando espacio dentro de los comercios y contribuyendo al orden y a la higiene de los diferentes locales.