Actualidad Tres de Febrero | INTA | Hurlingham

El proyecto para reforestar espacio verde de Tres de Febrero

El INTA y el Municipio de Tres de Febrero acordaron reponer el Bosque de Eucaliptos de Villa Bosch con los "hijos" de los caídos en el temporal de diciembre.

El intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, anunció que en los últimos días se firmó un convenio con la sede del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) ubicada en la localidad de William Morris, al norte del partido de Hurlingham, para reforestar el emblemático Bosque de los Eucaliptos de la ciudad de Villa Bosch.

Este lugar sufrió la pérdida de un total de 13 árboles durante el temporal que azotó a todo el Oeste a mediados de diciembre del año pasado, pero ahora va a poder recuperar a todos ellos con la ayuda de la entidad estatal y las secretarías de Ambiente y Servicios Públicos.

Embed - El innovador proyecto para reforestar el histórico Bosque de los Eucaliptos de Tres de Febrero

El convenio implica tomar las muestras de la genética de los ejemplares en cuestión para crear otros nuevos a partir de las semillas y el material que subyace en el suelo, todo en el laboratorio que tiene el organismo sobre la calle De la Tradición al 90.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

"En breve se va a concretar esta iniciativa porque en agosto próximo el predio cumplirá 70 años de vida, lo cual es muy valorado por los barrios. Está muy linda e iluminada la plaza, que además goza de una protección patrimonial", sentenció al respecto el jefe comunal.

image.png
Uno de los árboles caídos en el Bosque de los Eucaliptos de Tres de Febrero.

Uno de los árboles caídos en el Bosque de los Eucaliptos de Tres de Febrero.

Breve historia del bosque de Tres de Febrero

Este histórico espacio verde nació en 1954 con la idea de brinda una mejor imagen a la estación José María Bosch del Tren Urquiza. Inaugurado en el Día del Árbol, trajo a decenas de ejemplares de la mencionada especia para darle un sentido verde a la flamante localidad que acababa de nacer y que en ese momento pertenecía al municipio de San Martín.

En 2010, casi todos los vecinos se movilizaron se movilizaron para oponerse a una iniciativa impulsada por la gestión municipal de ese momento que implicaba su destrucción para construir un enorme edificio, algo que al final no prosperó.