Actualidad

Un bar de Laferrere ofrece viandas para gente en situación de calle

Se trata de Garrison Bar, ubicado en Carlos Encina 3114. La pandemia obligó al local a cerrar sus puertas momentáneamente, pero decidierona aprovechar su cocina para llevar adelante una acción solidaria: organizar ollas populares.

En diálogo con Viví el Oeste, Jessica, desde Garrison Bar, relató que la idea “surgió con Kentia, una conocida de los dueños, Mariano y Adrián, charlando viendo y sintiendo todo lo que nos rodeaba. Es como de esas cuestiones que te presenta la vida y uno dice podré hacerlas y se encamina como para poder”.

“Mucha gente que vive en la calle ya fue abandonada por el sistema antes y ahora con todo esto es aún peor. Gente grande que son de los grupos de riesgo no tienen siquiera un barbijos para estar en la calle, es triste, pero si solo nos quedamos en la tristeza o en la pena no vamos a lograr nada” lamenta Jessica.

FV JULIO EPU
LA PERLA LARGO

Fue así como todos los jueves de 11:00 a 14:00 ofrecen viandas para quienes más lo necesitan, que ya desde temprano realizan las filas en la vereda para poder llevarse su porción. Entre los platos preparan comidas calientes como guisos o fideos con salsa, dependiendo lo que les hayan donado.

Y es que en la semana los vecinos se acercan a llevar alimentos como forma de contribuir a esta causa donde, además del alimento, les dan barbijos.

“Alejandro y Gustavo son quienes cocinan, unos genios déjame decirte. Eduardo es otro de los chicos que se encarga de chequear todo y bueno Adrián y Mariano dueños del establecimiento, entre todos buscan y hacen para la cantidad de personas que se acerquen al lugar” destaca Jessica.

Desde Garrison, hicieron a un lado la situación actual que están viviendo donde los ingresos son pocos y los gastos son muchos y decidieron prestar su lugar para esta movida solidaria. Mientras tanto, “el bar ahí está, tratando de sobrevivir” afirman.

“Nosotros abrimos en diciembre con sueños y proyectos y el 14 de marzo se nos sacudió del todo el mundo. En junio decidimos abrir cómo delivery porque ya se nos veía largo y era tratar de sobrevivir de esa manera o desistir, así que nos la jugamos una vez más. Es difícil y hasta triste te diría” expresa.

Al igual que tanto otros bares, Jessica advierte que la gastronomía “fue un sector muy golpeado, como muchos, por qué más allá del delivery, hay muchas obligaciones que pagar y no alcanza, pero si no se pelea habría que desistir y no es una opción”