Que sale

Un bar familiar de 20 de Junio logró salir adelante a pesar de la pandemia

Los Chavales es un emprendimiento familiar de 20 de Junio. El bar representa fielmente la esencia de campo del distrito más desconocido de La Matanza. Sus dueños contaron en una charla con Viví el Oeste como lograron superar los efectos adversos de la cuarentena.

20 de Junio es el pulmón verde y poco conocido de La Matanza. Sus calles rodeadas de árboles, la tranquilidad y el ambiente de pueblo invitan a conocer esta localidad que tiene un vínculo más cercano con Pontevedra y Merlo que con el resto de su Municipio. Los Chavales es un bar familiar que representa la esencia de este lugar y que necesitó apelar a diversas alternativas para lograr superar las consecuencias de la cuarentena.

“La historia de los Chavales comenzó en 2009 cuando mi mamá, quien es maestra de escuela, pudo cumplir su sueño de tener una heladería” relató Gonzalo Peinado, miembro del emprendimiento, en diálogo con Viví el Oeste. El bar fue ampliando su oferta gastronómica con el pasar de los años, incluyendo comidas caseras y cerveza artesanal, para convertirse en una combinación de heladería con resto bar. “Nos caracterizamos por mantener los rasgos rústicos que representan a 20 de junio” describió Gonzalo.

La pandemia afectó en gran medida al sector gastronómico. Las medidas de distanciamiento social y la cuarentena obligaron a la gran mayoría de locales del AMBA a cerrar sus puertas y buscar otras modalidades para subsistir. Los Chavales, como muchos otros comercios, adoptó la modalidad de delivery y take away para seguir sosteniendo los ingresos,

“Gran parte de nuestros públicos venía desde localidades vecinas y cercanas como Pontevedra, González Catán o Merlo y ese flujo de gente se cortó” relató Gonzalo. Ante esta situación los ingresos disminuyeron drásticamente pero la familia Peinado creyó que la cuarentena no se iba a extender tanto tiempo. Debido a las sucesivas prolongaciones, necesitaron buscar alternativas para salir adelante. A la modalidad habitual del delivery empleada por varios comercios, Los Chavales sumó el beneficio que el envío sea gratuito.

“Reanudamos el trabajo respetando a rajatabla los protocolos y medidas sanitarias establecidas por el gobierno con el fin de proteger tanto a nuestros clientes y vecinos como a nosotros mismos”, detalló Gonzalo en la charla. Además el emprendimiento buscó ganar en difusión y le brindó mayor atención a las publicaciones en las redes sociales para darse a conocer a futuros clientes. “Implementamos herramientas como WhatsApp Business para mantener el contacto (virtual) con nuestro público”.

Mientras continúa con las modalidades de venta virtual, la familia Peinado decidió hacer algunas reformas en el parador del establecimiento con la esperanza de una futura apertura con protocolos sanitarios. El punto fuerte de la temporada para los Chavales es la primavera-verano pero sólo abrirán si la situación se los permite. “Desde nuestro pequeño lugar, queremos contribuir a que el virus no continúe propagándose”, afirmó Gonzalo.

La localidad de 20 de Junio puede ver modificada su tranquilidad debido a la construcción del autopista que pasará por la localidad y la conectará con otras partes del conurbano. “La autopista Camino del Buen Ayre generará un acceso más fácil al pueblo y eso seguro atraiga a mucha gente”, relató Gonzalo. Sin embargo también remarca entre los hechos negativos que quizás la autopista lleve el ritmo de vorágine de la ciudad y la mayor circulación afecte el ritmo de pueblo y la tranquilidad de 20 de Junio. Esos rasgos de pueblo y campo son los que buscó construir la familia Peinado en su emprendimiento. Gonzalo destacó que el bar además de un trabajo, es una satisfacción para la familia y para la comunidad. “20 de Junio es la punta desconocida de La Matanza y todavía mantiene su esencia campera y de pueblo”. Una esencia que también replica Los Chavales, que pudo salir adelante y seguir presente en la localidad


Dejá tu comentario